Cosas de la vidaTelevisión

Quién pudiera tener la dicha que tiene el gallo…

 

Refiriéndome a ésta popular canción en las verbenas de pueblo comienzo a comentar lo que para mí se vivió la noche del sábado en nuestro país respecto a la actuación de Manel Navarro en la 62 edición del festival de la canción.

 

Comencemos diciendo que las expectativas no eran para nada altas, más bien lo que los españoles queríamos ayer es que nuestro país quedase último y con cero puntos en el marcador. No todo fue posible y el chasco que se llevaron algunos fue duro. Comentar que cuando los sentimientos de un país son así respecto a su representante no quiere decir que a nosotros, los españolitos, no nos guste el festival ni que queramos dejar de participar en él. Estos sentimientos de alegría por quedar en la cola de la clasificación reflejan que la elección no ha sido la que el público ha querido.

¿Qué decir respecto a la actuación? Omitiendo el momento del famoso “gallo”, momento en el cual ya daba igual que hubiera hecho todo lo demás perfecto, debido a que las redes estallaron. Algunos no han dudado en cambiarle el título a la canción para llamarse “Do It Pollo Lover”.

El escenario se le quedaba grande al señor Navarro. Un público no demasiado entregado al cual no supo animar a dar palmas cuando lo pedía. A nivel técnico nada que añadir, todos pudimos ver la falta de elementos que hubieran hecho “un poquito” diferente la actuación. Simples juegos de luces con pocos cambios y unos elementos visuales que parecían sacados de la película ‘Cars’ quedaron muy por debajo de las posibilidades que el escenario Ucraniano ofrecía, como pudimos ver en otras actuaciones con una mejor realización.

Días después de conocer los chanchullos que TVE se traía entre manos con la elección de Manel por parte del jurado, además de que los votos del público no eran los esperados. Dejando eso atrás, porque forma parte del pasado, me gustaría aplaudir la decisión de toda Europa en proclamar ganador a Salvador Sobran, el representante de Portugal, que supo llevar el sentimiento y la pasión por la música a la cima de la tabla con 758 puntos. Nuestro vecino no merecía menos, debido a que supo atravesar las pantallas y llenarnos de magia y emoción.

Dejando atrás el análisis veamos la mejor parte de Eurovisión, los memes de la gala, algo que se nos da requetebién a los españoles:

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar