Cultura

El arca de Barceló

 

Es inevitable rendirse al color de los inmensos cuadros y a la rareza de las formas que no se parecen a nada. O tal vez sí. “El arca de Noé” de Miquel Barceló es, como mínimo, sorprendente.

 

Patio de Escuelas, las esculturas de las cerillas.
Patio de Escuelas, las esculturas de las cerillas.

 

Paseo por las calles de Salamanca, recorriendo esta embarcación que acoge cerámicas, pinturas y otros seres extraños. Así, en la Plaza Mayor me topo con un elefante equilibrista que juega a mantenerse sobre la trompa; en Anaya encuentro una oreja gigante que parece crecer en una maceta y que, en silencio, escucha; y, en el Patio de Escuelas, descubro una manada de cerillas. Insólito, ¿verdad?

 

Las vasijas de la capilla del Palacio de Fonseca.
Las vasijas de la capilla del Palacio de Fonseca.

El resto del arca se encuentra alojada en Fonseca: una “Familia” de vasijas atravesadas por una lanza, una rosa solitaria, una vaca que besa a un toro o “Caballos verdes” son algunas de las obras que se exhiben. Pero quizá las que más llaman la atención sean los lienzos dedicados a tomates y pimientos. Sí, sí. Tomates y pimientos: enormes, chillones e hipnóticos.

Y entre toda estas criaturas, se esconde el propio Miquel Barceló. Presente en “Autorretrato”, el creador cuida de su obra como Noé de se arca.

Por último, nos hemos adentrado en esta extravagante embarcación los más de 52.000 visitantes que hasta ahora hemos disfrutado de la exposición, una exposición que te invita a volver.

El autorretrato de Miquel Barceló.
El autorretrato de Miquel Barceló.

Ya de vuelta a casa, empapada bajo una tormenta de verano, me pregunto si el caprichoso arca del artista mallorquín triunfaría sobre un diluvio como lo hizo el de Noé. Es probable que no. Barceló, artista efímero, preferiría que sus obras se diluyeran en el agua. Pero por si comienza a llover, los despistados que no hayan visto la exposición, todavía están a tiempo de dejarse seducir por las bestias de Barceló.

La exposición más completa del artista balear, cuyas obras se encuentran recreando mundos imaginarios en la Plaza Mayor, el Palacio de Anaya, el Patio de Escuelas, Hospedería Fonseca y Palacio Fonseca se pueden disfrutar hasta el 1 de octubre.

Elena Vecillas Valdueza

El Elefante de la Plaza Mayor.
El Elefante de la Plaza Mayor.
La maceta del Palacio de Anaya.
La maceta del Palacio de Anaya.
La vasija de la Capilla del Fonseca.
La vasija de la Capilla de Fonseca.

la maceta de Barceló. La pintura de la Hospedería Fonseca 3. La pintura de la Hospedería Fonseca 35. La pintura de la Hospedería Fonseca 38. La pintura de la Hospedería Fonseca 53. La pintura de la Hospedería. La sala de consulta de la Hosperdería Fonseca. Las pinturas de Fonseca. Las vasijas de la capilla de Fonseca. IMG_0324

 

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Close