Opinión

EBAU: Más de lo mismo

 

Se acaban de publicar los primeros listados de alumnos con acceso a la Facultad de Medicina de Salamanca y, una vez mas, un porcentaje muy elevado de alumnos con derecho a inscribirse proceden de otras comunidades autónomas, especialmente de Andalucía, Canarias y Extremadura. Los alumnos castellano-leoneses en general y salmantinos en particular  no han salido muy beneficiados.

 

Es incongruente que, existiendo en la práctica un distrito único en toda España, la prueba que determina en gran medida el acceso a las diferentes carreras universitarias no sea única. Carece de sentido que cada comunidad autónoma organice su propia prueba de selectividad, puesto que se ha demostrado fehacientemente que las pruebas no son homogéneas, y  los criterios de calificación no son uniformes, por lo que el resultado final no garantiza la igualdad de oportunidades.

Existe resistencia por algunas comunidades autónomas para revisar los criterios en los que se basa la selectividad, y realizar una prueba única estatal. Alegan pérdida de competencias y los políticos no han sido capaces de llegar a un acuerdo al respecto. Existen otras áreas en las que si se ha establecido una prueba estatal de acceso, como el examen MIR, sin que ello signifique que las comunidades autónomas hagan dejación de competencias.

Tengo la impresión que los alumnos castellano-leoneses, que son de los mejor formados según el informe Pisa, están claramente discriminados: legalmente, sutilmente, pero discriminados al fin. Por ello, son precisamente las comunidades autónomas más afectadas por el problema, como Castilla y León, las que deberían adoptar medidas para corregir estos desequilibrios.

Padres, alumnos y profesores llevan años pidiendo soluciones al problema, pero aquí nadie pone en marcha ninguna iniciativa para resolverlo. Quizás, sería bueno que en las Cortes de Castilla y León alguien tome la iniciativa de crear una comisión al respecto. Quizás, tampoco sería mala idea que la Junta presione al Ministerio de Educación para conseguir una prueba estatal única. Quizás, la Consejería de Educación, y las universidades de Castilla y León, deberían revisar los criterios con los que organizan y evalúan la selectividad. Quizás, también los profesores que participan en la evaluación de los exámenes deberían aproximar sus criterios a los que se utilizan en el resto de comunidades autónomas. Quizás…

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Close