De la sombra a la luzLocal

“Con un centenar de actuaciones Salamanca pasaría a ser monumental”

 

Jesús Málaga ama Salamanca y le duela que su ciudad no sea monumental, porque está acaba, en su opinión le faltan detalles por terminar. En la serie que inician el presidente del Centro de Estudios Salmantinos y La Crónica de Salamanca se pondrá en valor el patrimonio que tenemos y lo que está oculto, pero que puede ver la luz para disfrute de salmantinos y visitantes. Estas actuaciones requieren del compromiso de todos los grupos políticos municipales. 

 

Detalles como este, donde se puede ver la falta de baldosas que afean la bajada a la muralla desde la Facultad de Ciencias.
Detalles como este, donde se puede ver la falta de baldosas que afean la bajada a la muralla desde la Facultad de Ciencias.

Cuándo pasea por Salamanca, ¿qué ve?
Una ciudad bastante acabada. En estos momentos, Salamanca tiene un grado de terminación y remate aceptable. Creo que de las Ciudades Patrimonio de la Humanidad quizá sea la mejor. Podemos decir con orgullo que Salamanca es una ciudad terminada, pero tiene que rematarse.

¿A qué se refiere?
Es una ciudad con un término municipal muy pequeño, a la que se le anexionó Tejares y eso le dio un poco de respiro, pero prácticamente todo su término municipal está muy condicionado. El Barrio Antiguo tuvimos la suerte de recuperarlo a tiempo, aunque se perdió mucho, pero dentro de lo que cabe, hay un buen casco y con posibilidades…

¿Hay un pero?
Lo hay. Todavía quedan unas cuantas cosas, algunas muy sencillas de hacer con muy poco coste, otras con un poco más, que supondría dejar la ciudad en perfecto estado de revista.

Eso supondría pasar de una ciudad con monumentos…
A una ciudad monumental.

Ese paso, ¿se podría dar?
Sí. Creo que con un centenar de actuaciones Salamanca pasaría a ser monumental, porque hay mucho recuperado del casco. Por eso, las cosas pequeñas que están sin solucionar, resaltan mucho más. En estos momentos, hay un porcentaje de actuaciones que si se realizaran multiplicarían por cien el aspecto positivo y no arregladas, deteriora el espacio.

Los pequeños detalles…
Sí, y algunos no tan pequeños.

Háblenos de estos pequeños detalles para que Salamanca sea monumental.
Toda la margen izquierda está sin explorar. Esta margen tienen doce o quince elementos que son interesantes y a las personas que vienen cinco o seis días puede resultarles curiosos.

La Calzada Romana, 600 metros, se encuentra oculta y va paralela al carril bici y a la carretera de Vecinos.
La Calzada Romana, 600 metros, se encuentra oculta y va paralela al carril bici y a la carretera de Vecinos.

Pónganos algún ejemplo.
Salamanca es una ciudad romana, pero tenemos al descubierto solo el Puente Romano y la Muralla. Sin embargo, podemos recuperar la Calzada Romana, que está intacta, hay más de 600 metros que se puede recuperar y poner en valor. Además, es la Ruta de la Plata y el Camino de Santiago sur, mozárabe. Esto implicaría, por ejemplo, la apertura para la recepción de peregrinos de una de las iglesias donde se hacía el rito mozárabe, que está restaurada y es preciosa, la Iglesia Vieja del Arrabal.

¿Costaría mucho?
No creo. Habría que hacer un proyecto, poner un protector a la Calzada Romana, que va paralelo a la carretera de Vecinos y al carril bici.

¿Hay más elementos romanos?
Sí, el caserío romano. Son cuatro elementos romanos, por lo que es un importante bagaje.

Salamanca es una ciudad vieja….
Muy vieja.

¿Qué nos enseña?
Una es que el progreso llegó muy tarde y, por eso, se pudo conservar. En el fondo, una parte negativa trajo algo positivo. Por ejemplo, la caída de la Muralla a finales del siglo XIX, principios del XX supuso una pérdida importante de patrimonio. Al igual que la Guerra de la Independencia, la de Sucesión, el Franquismo,… Fue algo muy duro para la ciudad. El cálculo que se hace es que cerca de dos tercios de la monumentalidad de Salamanca desapareció a través de los tiempos.

La Iglesia Vieja de Tejares se podría convertir en un centro de recepción de peregrinos del Camino de Santiago.
La Iglesia Vieja de Tejares se podría convertir en un centro de recepción de peregrinos del Camino de Santiago.

¿Tanto?
Sí. De la treintena de ermitas que describió en su libro Enrique Llamas, solo se conservan una o dos y restos de siete u ocho de estas ermitas románicas. En cuanto a palacios, no digamos. Los dos castillos y el castillete de la zona de la Casa Lis han desaparecido, aunque en esta serie que vamos a comenzar veremos restos del castillo medieval que se podría recuperar. Los molinos….

Enlazamos con el Lazarillo de Tormes…
Y con la literatura. Salamanca es una ciudad literaria. Si supiéramos hacerlo, y costaría muy poco, Salamanca se podría convertir en la ciudad obligada para que todos los estudiantes de Literatura, tanto de Bachillerato, como de la Universidad, tuvieran un viaje ineludible a Salamanca.

¿Por qué?
Porque es clave para estudiar toda la Literatura, no solo la del Siglo de Oro, también la actual, con Torrente Ballester, Unamuno…

¿Qué es lo que habría que hacer?
En uno de los múltiples edificios vacios que hay en la ciudad, hacer un centro de interpretación de la Literatura española y después marcar una ruta de los escritores. Salamanca tiene una de las dos escuelas poéticas del siglo XVIII, la otra es la sevillana. Los sevillanos la han explotado bien. Creo que los salmantinos no saben que la tienen. (Risas)

Jesús Málaga.¿Por qué ocurre eso?
Porque tenemos tanto que no sabemos explotarlo.

¿Qué otra ruta se podrían elaborar?
La de Medicina. Los primeros estudios de Medicina nacen en Salamanca. La creación de un centro de interpretación de la Historia de la Medicina y el recorrido de ocho o diez lugares que están ligados a esta historia. Hay muchos médicos, veterinarios, enfermeros, farmacéuticos,… personas del mundo de la sanidad que les interesa estas memorias. Aquí, las podemos ofertar porque tenemos la primera Facultad de Medicina que hubo en la península. Podemos darle un recorrido por este mudo.

¿Hay más?
Sí. La de la Música, con Salinas. La del Derecho, aquí nació el Derecho Internacional…

Hablamos de médicos, de letrados, de músicos,… Tenemos de todo.
Sí. Es más, si vas a Ginebra, el salón más importante de las Naciones Unidas, está dedicado a Francisco de Vitoria y decorado con un fresco donde se ve la calle Tentenecio, las torres de las Catedrales,… Allí se reúnen todos los poderes del mundo y están sobre una pintura de la ciudad. ¡Quién sabe eso aquí! Cuatro.

Esta serie que iniciamos titulada: ‘Salamanca de la sombra a la luz’ pondrá en valor…
Pondrá en valor mucho. Los molinos que tenemos en el Tormes, por ejemplo. Allí nació el Lazarillo. El molino de los Jerónimos, que está pidiendo rehabilitarlo.

Desmiéntanos la frase: ‘Cualquier tiempo pasado fue mejor’.
Totalmente. Ahora estoy preparando una trilogía que creo que presentar, al menos el primer libro en 2018, que versa sobre la vida cotidiana en Salamanca a principios del siglo XX, y ¡Dios mío, cómo se vivía en esa época! Era… ¡Horroroso! Estoy asustado de lo que estoy leyendo.

Es decir, del pasado, solo para aprender.
Y también para agradecer. Teniendo en cuenta que nuestros antepasados se esforzaron para que podamos contemplar lo que tenemos. Aprovechémonos de todo lo que nos dejaron.

¿Es caro mantener el patrimonio?
Sí. Es muy caro. Todas las instituciones que se encuentran en una Ciudad Patrimonio de la Humanidad tendrían que tener un plus económico, porque mantener el patrimonio es muy, muy caro. Tienes una casa moderna y la pintas cada diez o doce años, pero en este tipo de monumentos es todos los días. ¡Cómo diría yo! Es como un niño pequeño que necesita muchos cuidados.

Jesús Málaga, a la entrada de la Casa de La Latina, por cuya fachada pasan los cables de la luz.
Jesús Málaga, a la entrada de la Casa de La Latina, por cuya fachada pasan los cables de la luz.

Pero hay actuaciones que no son costosas, son más bien tener un poco de decoro y gusto…
Sí. Estamos sentados en la calle de la Latina, en una Ciudad Patrimonio de la Humanidad no puedes tener los cables de la luz por encima de la fachada de la Casa de La Latina. Estos detalles hay que cuidarlos para que Salamanca sea monumental.

Jesús, échele un órdago a las instituciones. ¿Sería bueno que hubiera un pacto de todos los grupos municipales para que Salamanca sea monumental?
Sí. Esto no es una cuestión de uno o dos partidos, es de todos. Creo que al principio de la Democracia, que fue cuando se dio el paso definitivo de la salvación del patrimonio de Salamanca, estábamos todos unidos. Ahora tiene que haber un pacto para terminarla. Todos a una para acabar con todo lo que queda, que es posible.

Ese compromiso también tiene que llegar de los ciudadanos…
Sí. Aquí hay asociaciones y grupos que han luchado mucho por este tema, como la que represento yo, el Centro de Estudios Salmantinos, pero también Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio, Alfonso X El Sabio, El Ateneo,… Hay muchas instituciones a las que se le podría pedir asesoramiento y se lo brindarían encantados.

¿Cuántos edificios cree que han desaparecido en Salamanca?
Como un centenar, pero creo que con solo poner una placa en el suelo con unos datos diciendo lo que allí hubo y qué representó, bastaría para recordarlo. Esto se da en otras ciudades de Europa. Después, se podrían hacer maquetas de esos edificios y tenerlos en el Museo de la Ciudad. El Centro de Estudios Salmantino se ofreció a hacer un plano de toda la Salamanca desaparecida.

Etiquetas
Mostrar más



Noticias relacionadas

2 Comments

  1. ¡¡¡Una entrevista extraordinaria!!! Y, además, a un Hombre apasionado por Salamanca. Se debería hacer caso a sus consejos, porque sabe lo que dice.
    Mi enhorabuena, querida periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close