De la sombra a la luzLocal

Un palacio de verano con buena ‘dirección’

 

Jesús Málaga, presidente del Centro de Estudios Salmantinos, y La Crónica de Salamanca inician una serie sobre monumentos, rincones, rutas y lugares ‘escondidos’ de nuestra ciudad bajo el título de: Salamanca, de la sombra a la luz

 

Hoy, en Salamanca: de la sombra a la luz, cruzamos el Tormes para pasear por los jardines del Palacio de los Marqueses de Castellanos. Actualmente, este magnífico edifico restaurado por los arquitectos José Carlos Marcos Berrocal y Ángel León Ruiz en 1986, alberga el Centro Superior de Educación Vial.

palacio la salee (2)No corramos tanto, porque esta Casa Palacio que se ocupaba en los meses estivales, por lo tanto una residencia de verano, data la primera mitad del siglo XVIII y era propiedad del Marqués de la Enseñada, allá por 1752. Esa primera edificación constaba de dos plantas y una torre exenta con arquería de piedra y artesonado sencillo. En la fachada principal se conserva un escudo barroco rodeado de frondosos follajes, con las cinco flores de lis, usada como armas por los Marqueses de Castellanos y la corona de los Marqueses. Esto lleva a pensar que el escudo es posterior a 1763, ya que este año se concede el Marquesado a la familia Maldonado.

Según el historiador Ramón Martín Rodrigo, los Maldonado se establecen en Salamanca, procedentes de Galicia, en 1294 y en el siglo XV ya son importantes nobles locales. Doscientos años después ostentan el título de Señores de Castellanos, pero será en 1763 cuando Carlos III le otorga el título de Marqueses de Castellanos a José Vicente Maldonado.

palacio la salle (6)En Salamanca, los Maldonado vivían en un palacio situado en la calle Prior, del que sólo se conserva el escudo. La Casa Palacio que nos ocupa, está en Tejares, y fue su residencia de verano, una de las muchas propiedades que tenían los Maldonado en la capital y provincia, como el Palacio de los Marqueses de la calle San Pablo, hoy el hotel Palacio Castellanos.

La última propietaria ligada a la saga de los Maldonado fue María del Rosario de Aranguren y de Palacio, marquesa de Garcillán que, en 1949, la vende a la comunidad religiosa de San Pedro Advíncula, por 100.000 pesetas (600€), según costa en las escrituras de compra-venta.

palacio la salle (10)Los religiosos conservan de la Casa Palacio el escudo, las rejas, los blasones,… pero, tras la adquisión del Palacio por la comunidad, el edificio se modifica. Entre otras reformas, la elevación de una tercera planta completa al mismo nivel de la torre y la ocultación por tabiques, enfoscados,… de significativos elementos arquitectónicos, algunos de los cuales no se han podido recuperar.

En 1984, la Dirección General de Tráfico adquiere el edificio a la Congregación de San Pedro Advíncula, con el fin de crear el centro Superior de Educación Vial cuyo objetivo es la implantación de la Educación Vial en España.

Los arquitectos, Marcos Berrocal y León Ruiz, procuraron recuperar aquellos elementos arquitectónicos originales con suficiente fuerza como para asignarles funcionales estructuras y de organización del espacio, incidiendo más en aquellas partes del edificio que, a su vez, contienen un mayor número de intervenciones relativamente recientes.

El interior del Palacio de Castellanos, hoy Centro Superior de Educación Vial.
El interior del Palacio de Castellanos, hoy Centro Superior de Educación Vial.

Se ha procurado dar relevancia a las tres crujías estructurales del edificio, a base de un espacio central unitario y una escalera. Funcionalmente, se ha ido a una cierta especialización por plantas, siempre condicionada a la influencia de los elementos arquitectónicos.

Al realizar las obras de rehabilitación en 1986, se encontraron los planos de los jardines, fechados en París en 1877 y firmados por un arquitecto francés, que dan idea de la importancia de estos jardines así como de lo que fue el Palacio original.

 

Documentación: Dirección General de Tráfico. Centro Superior de Educación Vial, de Salamanca.

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

One Comment

Deja un comentario

Close