Castilla y León

La gripe frena su avance en la región

Se mantiene en 196 casos por cada 100.000 habitantes

La incidencia de la gripe comienza reducirse si bien continúa por encima del umbral epidémico en Castilla y León, al registrarse una tasa estandarizada de 196,76 casos por cada 100.000 habitantes. No obstante, la intensidad se mantiene en un nivel “bajo”. Además, los virus detectados son en su mayoría del tipo B y están afectando sobre todo a niños, según los últimos datos consultados por Ical de la Red Centinela Sanitaria.

 

 ICAL/ Por grupos de edad, la mayoría de los casos se han diagnosticado en niños y adolescentes hasta los 14 años. En concreto, este grupo acumula ya 426 de los 656 casos comunicados en lo que va de temporada por 33 médicos de la red, con una población cubierta con esta estimación de 31.549 personas. Además, se han analizado 168 frotis faríngeos (raspado en la garganta para extraer una muestra y analizarla), con 103 casos detectados.

Respecto a los 656 casos acumulados, 593 se corresponden con personas no vacunadas y los 63 restantes, de vacunados. Por tramos de edad, el grupo más afectado es el de niños de cinco a 14 años, con 262 casos, seguidos por el de bebés hasta los cuatro, con 164. Después se encuentran los adultos, de 15 a 64 años, con 172 casos. Entre mayores de 65 y 74 años, se han detectado 31, y finalmente, entre los de más de 75 años, 26.

Gripe

La gripe es una enfermedad respiratoria infecciosa aguda con una elevada capacidad de transmisión de una persona a otra. Se presenta generalmente en los meses de invierno (de noviembre a marzo) y en forma de epidemia. Los virus tienen una gran capacidad para sufrir variaciones lo que implica que cada temporada aparezcan nuevos virus gripales para los que el ser humano no tiene protección, por lo que la vacuna debe actualizarse cada año.

En cuanto a los síntomas, se caracteriza por un comienzo brusco con escalofríos y fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y articulares generalizados, cansancio, malestar general, congestión nasal, dolor de garganta y tos seca. La mayor parte de las personas que padecen la gripe se recuperan en menos de una semana sin necesidad de tratamiento o cuidado hospitalario. Sin embargo, en ocasiones, puede complicarse y producir bronquitis o neumonía bacteriana, que pueden ser especialmente graves en personas de alto riesgo como los ancianos o los que poseen enfermedades crónicas como diabetes, afecciones cardíacas y problemas respiratorios.

 

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar