Opinión

Sin primavera

 

Se mantiene viva la costumbre de los pequeños comercios que ofrecen calendarios a sus clientes y amigos. Hay mucha gente que los colecciona. ¡Me refiero a los calendarios, por supuesto! Aunque también los hay que coleccionan amigos… ¡Que lo hagan con clientes, no sé de nadie!

 

Pues bien, un buen amigo, del que así mismo soy cliente, ofrece el suyo de este año en el que se ha omitido casualmente, supongo, nada menos que el 21 de marzo. Dicho mes tiene, sin embargo, 31 días, ¡porque tiene el 25 repetido!

¿Os dais cuenta, queridos lectores y amigos, de lo que eso puede significar? Si no hay 21 de marzo ¿Cuándo empezará la ansiada primavera?

El calendario aprimaveral.

¿No será una maniobra de los mandamases, que hayan sacado una ley suprimiéndola si no se paga un impuesto; mejor dicho, una prima verdadera?

¿O querrán cambiar las fechas, para que su comienzo coincida con otro fausto acontecimiento más de acuerdo con su programa electoral?

¿O que lo querrán cambiar porque sí, que ¡aquí estoy yo, y lo ordeno porque quiero y mando!?

¿O será una premonición, y el 21 de marzo va a pasar algo gordo y más vale borrarlo?

Sea lo que sea es recomendable guardar el dichoso calendario y utilizar otro de otro comercio, que esté correcto. De ese modo no nos haremos líos de fechas.

Pero no se os ocurra tirar o romper el calendario anti-primaveral, o mejor, aprimaveral. ¡Puede que en el futuro los coleccionistas paguen un buen precio por esta joya! ¡Recordad lo que se cotizan en filatelia esos sellos que tienen un error de imprenta o de color! ¿Qué darán en el día de mañana por un calendario del año sin primavera?

Si verdaderamente no hubiese 21 de marzo: ¿Cuándo saldrían las flores? ¿Cómo cantarían los pajaritos? ¿Cómo latirían nuestros corazones enamorados? ¡La Luna ya no sería la misma!

Pero no todo sería tan malo en ese  supuesto año sin primavera. ¿No os habéis dado cuenta? ¡Los que hayan nacido en un 25 de marzo tendrán dos cumpleaños! O bien ¡en este año cumplirán dos!

Yo conozco a dos personas en las que se da esta curiosa circunstancia bicumpleañera. Uno de ellos, mi nieto Pedro, que cumplirá 21 y 22 años. Otro, mi gran amigo Maximiliano, con no sé cuántos.

A ambos, y a todos los que cumplan años en esta duplicada fecha, vaya mi doble felicitación. ¡Que seamos todos muy felices, con ellos!

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

9 Comments

  1. ¿Te acuerdas, Emiliano, de aquellas monedas de dos reales que tenían las flechas boca abajo? Había unas cuantas.

    Feliz cumpleaños para tu nieto, un abrazo y hasta pronto,

    Emilio

    1. ¡Claro que me acuerdo! Son del año 49 e hicieron tantas (cerca del millón) que su valor actual es sólo algo mayor que el de las flechas normales. Yo tengo varias, porque creía que algún día valdrían más.
      Muchas gracias, Emilio

  2. Me alegro que sigas con tan buen sentido del humor, felíz cumpleaños te desea tu colega y compañero “el porno”. Un abrazo.

  3. Me alegro que sigas con tan buen sentido del humor, felíz cumpleaños te desea tu colega y compañero “el porno”. Un abrazo.

    1. Muchas gracias, Fernando. ¡Que compartas mi alegría y humor! Un abrazo muy, muy fuerte. Emiliano

Deja un comentario

Close