PortadaProvincia

La Diputación reparte un millón al año en subvenciones a dedo

Ganemos mantiene su lucha contra este sistema "clientelar"

El pasado mes de septiembre, el equipo de gobierno de la Diputación de Salamanca aprobó una modificación del presupuesto de 2017 con el fin de repartir dinero entre diferentes municipios en forma de subvenciones nominativas, “a dedo”. En concreto, a tres municipios: Béjar (La Covatilla), San Cristóbal y Las Veguillas (para estos últimos fueron 30.000 euros destinados a obras). Esta decisión, que no consta en ningún escrito ni está debidamente justificada, supone una vulneración de la Ley de Subvenciones, según el diputado de Ganemos Gabriel de la Mora.

 

El equipo de Gobierno reparte un millón de euros al año en subvenciones nominativas, es decir, “a dedo”, como ha señalado Gabriel de la Mora. En el mes de septiembre presentaron una lista con los nombres de los municipios agraciados.

Después de plantearse llevar esta cuestión a juicio por una posible vulneración de la Ley de Subvenciones, Gabriel de la Mora se decidió a impugnarlo. El procedimiento se inició en enero y están pendientes de recibir el expediente por parte de la Diputación.

El diputado considera que es su “deber político y ético” pasar por este pleito, aunque reconoce que es probable que no lo gane debido a su carácter “riesgoso”. En el caso de salir victorioso, supondría regular esta Ley para todo el país y acabar con este tipo de prácticas, que generan una “red clientelar” al obligar a los municipios a hacer favores a la Diputación con el fin de llevarse ese dinero extra.

Lo que De la Mora pide es que se haga una interpretación descriptiva de la Ley para delimitar hasta dónde pueden llegar las diputaciones entregando dinero. Otra vía sería la modificación de esta legislación para hacerla más restrictiva, “aparte de cambiar de gobierno”, añadió, para tener un gobierno “decente”.

Por otro lado, el diputado ha denunciado una situación que se da en tres municipios de la provincia y que considera “lamentable”. Los pueblos de Retortillo, Villares de Yeltes y Bogajo se quedan sin secretarios debido a la complejidad del proyecto minero de Berkeley. Esta situación vulnera los derechos de los ciudadanos y les impide realizar diversos trámites.

Según Gabriel de la Mora, la Diputación de Salamanca “tiene la responsabilidad de ayudar” según la Ley, pero el equipo de gobierno opina lo contrario. Por ello, el diputado plantea la modificación del Reglamento de Asistencia Técnica a Municipios para que se amplíe y, además, la asignación de dos técnicos de la casa para, en primer lugar, cubrir los servicios ordinarios de esos ayuntamientos y, en segundo lugar, resolver los expedientes de Berkeley.

Etiquetas
Mostrar más



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close