Más noticias

Denunciados 9 profesores catalanes por humillar a hijos de guardias civiles

Los docentes habrían hecho comentarios como “son unos animales que solo saben dar palos” delante de los chavales

La Fiscalía denuncia a nueve profesores de un instituto de Cataluña por presuntamente discriminar a algunos alumnos del centro por ser hijos de agentes de la Guardia Civil. Concretamente, se señala a docentes del IES El Palau de Sant Andreu de la Barca por lesiones de la dignidad por motivos de discriminación, que habrían comenzado tras la celebración del referéndum secesionista del pasado octubre.

 

El Servicio de Delitos de Odio y Discriminación de la Fiscalía de Barcelona, que coordina el fiscal Miguel Ángel Aguilar, considera que dichos profesores han cometido presuntamente delitos de lesiones de la dignidad de las personas por motivos de discriminación por nacionalidad, además de injurias graves contra los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

El Ministerio Fiscal ha señalado en su escrito que estos actos tuvieron lugar “en el contexto de la profunda hostilidad” vivida en Cataluña a raíz del 1-O. Ese día, según se indica, hubo “concentraciones de personas ante las casas cuartel de la Guardia Civil desplegada en la provincia de Barcelona”. Y añaden que “en todas ellas se han dirigido insultos hacia dicho cuerpo policial con exigencias de salir de Cataluña”.

Según el fiscal, los docentes de este centro eran conocedores de este hecho, fruto de las “graves tensiones derivadas del proceso independentista que estaba y sigue sufriendo dicha sociedad, caracterizado por una gran agitación, fractura y enfrentamiento de carácter social” y eran conscientes “del menoscabo moral y de la humillación que pudieran comportar entre sus alumnos”. En el escrito se indica que algunos de ellos eran hijos de los agentes de la Guardia Civil que residen en el cuartel de Sant Andreu.

Los profesores acusados habrían, presuntamente, dirigido comentarios ofensivos contra la Guardia Civil durante sus clases. Por ejemplo, se oyó que “la Policía y la Guardia Civil me han tratado a palos, porque son unos animales y unos bestias que solo saben dar palos”. Incluso pidieron a los hijos de los agentes que levantaran la mano, señalándolos así frente a sus compañeros.

Algunos de los hijos de los agentes les respondieron que “no todo el mundo es así” y que sus padres eran guardias civiles y que no habían pegado ningún palo a nadie. No obstante, eso no mejoró la situación.

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Close