LocalPortada

Aparece en el hospital de Salamanca material textil de uno de Galicia

IU denuncia anomalías en el servicio de lavandería, y se teme lo peor cuando se privatice el de cocina

“La empresa de lavandería del hospital trae a Salamanca materiales de otros hospitales, incluso de Galicia. Devuelve sábanas sucias, ropa rota, equipamientos con manchas de sangre, almohadas que yo no le pondría ni a mi perro, fundas de colchón estropeadas, sábanas sin planchar, manchas de orina,… ¿Aplaudimos a esta empresa?”, se preguntó este martes Agustina Hernández, trabajadora del hospital salmantino.

 

Ella y una trabajadora de la cocina del Virgen de la Vega, Mar García, respaldaron con sus testimonios las denuncias realizadas por IU sobre las anomalías detectadas en el servicio de lavandería del hospital, privatizado y en manos de una empresa de la Once (a través del grupo Ilunion), y sus temores sobre lo que puede pasar en el nuevo hospital cuando se sustituya la cocina actual por la cocina de línea fría (donde lo que se cocina hoy se sirve dentro de tres días), que también será privatizada.

García indicó que la cocina fría del nuevo hospital costará cinco millones de euros, mientras que una cocina tradicional, como la del nuevo Río Hortega de Valladolid, cuesta 1,6. “¿Por qué no pusieron la línea fría en Burgos o Valladolid?”, se pregunta.

La línea de cocina fría que se instalará en el nuevo hospital salmantino tendrá capacidad para elaborar 1.500 comidas diarias, cuando el complejo tendrá 800 camas. “¿Dará comidas también a colegios y residencias o a otros hospitales?”, volvió a cuestionarse.

Tendrá un coste anual de mantenimiento de 24.200 euros que, en teoría debe asumir la empresa que gane el contrato, y su coste energético triplicará el que tiene una cocina tradicional, “y saldrá de nuestros bolsillos”, sentenció Mar García.

“Solo quieren ahorrar en personal“, como reconoce el propio Sacyl en una de las preguntas del test para seleccionar al personal, en la que se interrogaba por cuál era el motivo por el que se optaba por este sistema en lugar de la cocina tradicional, y las respuesta correcta era precisamente la de que permitía ahorrar en personal.

“Solo les importa eso y da igual si aparecen tortillas verdes como en Oviedo y Navarra, o gusanos. Para nosotros solo quieren favorecer a sus amigos y que equipen y ocupen esas cocinas”, concluyó García.

Agustina Hernández, la trabajadora de la lavandería, señaló que “si la guerra interna del PP hace que el hospital de Salamanca acabe peor de lo que está luego no se podrá levantar”. El consejero sabe que se va a ir y quiere acabar con el hospital de Salamanca”.

Considera que el complejo salmantino es el que peores datos tiene de listas de espera y sufre estas anomalías en la lavandería, porque Mañueco lidera uno de los bandos del partido y el consejero de Sanidad pertenece al otro sector enfrentado del PP regional.

El coordinador regional de IU, José Sarrión, anunció que ha presentado varias preguntas dirigidas al consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, para que explique lo que pasa en Salamanca y aclare, entre otros asuntos, “si la máquina de hacer purés de la cocina de Salamanca la trajeron de la maquinaria antigua que sustituyeron en el hospital General Yagüe de Burgos, para equipar a todo trapo el nuevo hospital público con gestión privada.

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

One Comment

  1. Yo no soy nadie para informar al señor Sarrión ya que debería ser él quien indicase que en Salamanca también se atiende a enfermos de Ávila, Zamora y norte de Cáceres. Quizás así tendría la oportunidad de informar correctamente y con todos los datos sobre la mesa, no solo los que para él son interesantes. Pero no, mucho mejor crear bulla. Indicarle que también habría que vigilar a todo el personal hospitalario, horarios y salida de material fuera del hospital. Hay que hablar claro y no dejar en el tintero nada a pesar de que algunas cosas puedan afear a aquellos que comparten nuestra ideología política. Sean valientes.

Deja un comentario

Close