Cosas de la vida

Síndrome de los ojos secos, la patología que afecta al 30% de la población

Eso que te pasa ante el ordenador y no sabes qué es

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha difundido información terapéutica sobre el síndrome del ojo seco con el fin de subrayar la existencia de esta patología y la necesidad de supervisión de la salud ocular. Se trata de un trastorno ocular que suele pasar desapercibido pero que cursa con cierta molestia para el paciente. Aparece con frecuencia en las consultas de oftalmología y, según los datos, afecta al 30% de la población.

 

Los ojos son unos órganos fundamentales para la vida, pero, en muchas ocasiones, son aquellos en los que menos nos fijamos a la hora de cuidar nuestra salud. Por ello, el Ministerio quiere recordar la existencia de ciertas patologías oculares como el síndrome del ojo seco, protagonista de numerosas consultas oftalmológicas.

“El ojo seco se produce por un déficit de lágrima”, señala Gloria Amorena, oftalmóloga en el Hospital de la Paz de Madrid, “puede deberse a que se evapore más rápidamente o a que se fabrique menos”. Los síntomas van desde picor a escozor, sensación de tierra, ojos rojos o problemas para abrir los ojos por las mañanas.

Este síndrome afecta en mayor medida a las personas de edad avanzada, ya que el envejecimiento conlleva un descenso en la producción de lágrimas. Además, las mujeres son quienes más lo padecen debido a los cambios hormonales como la menopausia.

Actividades que lo agravan son utilizar los dispositivos electrónicos, ya que el usuario utiliza la vista de forma continuada, lo que produce que el ojo parpadee menos. Al parpadear, lavamos e hidratamos el ojo.

El ambiente también es causante del ojo seco. “Es muy frecuente que las molestias aparezcan solamente o se agraven en determinados ambientes o en determinadas épocas del año en función de la humedad ambiental”, según indica en la información del Ministerio. “Influyen factores como vivir en un ambiente muy seco, el aire acondicionado, la calefacción o la polución”, señala también la doctora.

Prestar atención a la calefacción o el aire acondicionado, utilizar humidificadores o realizar descansos de cinco minutos en el trabajo son algunas de las cosas que se pueden hacer para reducir esta patología. También se puede recurrir a las lágrimas artificiales. Lo que Amorena aconseja es acudir al médico para descartar problemas más graves. La mayoría de los casos son leves, pero algunos esconden trastornos inmunitarios o enfermedades.

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close