Opinión

A tricky town

 

Ponte en situación, eres responsable de la junta vecinal de la exclusiva zona residencial de Vivirbienly Hills, que como todo el mundo conoce, tiene a bien implicarse activamente en las acciones sociales de la comunidad. Quien allí habita, posee guapeza, es holgadamente rico, preciadamente inteligente, de pulcro orden y muy como Dios manda, con noble y notable entrega. Normal que suene a cuento. Ah, nota, como es costumbre, tres familias colaborarán contigo en la organización y desarrollo de las actividades lúdico-culturales que se programan (y se llevan a cabo) anualmente. Tienes suerte y trabajo a partes iguales, los voluntarios de turno de tu año tienen gustos y costumbres muy heterogéneas, toda una oportunidad para enriquecer tu programa. Te presento a los voluntarios, los Mindel, los Hart y los Essex. 

 

Brian y Briana Mindel son, sobre todas las cosas, reflexivos y calculadores. Ante cualquier evento, da igual el acontecimiento, independientemente de su magnitud. Piensan y piensan y, ciertamente, siempre consiguen sacar conclusiones dogmáticas y pragmáticas. Siempre bien. No se recuerda existencia de un último paso en falso. Tan listos…

También es cierto que en ciertos foros, y cuando ellos no están, se dice que son un aburrimiento, que no mueven un pie hasta que saben exactamente lo que habrá bajo sus suelas.

Harry y Harriet Hart son, sobre todas las cosas, emocionantes. La sensibilidad se les cae de los bolsillos. Vibran con cualquier estímulo, como el baile de un árbol ante una brisa invisible. Jamás vieron un documental, tampoco el Rey León o Bambi. Dicen que les deja mal cuerpo tanto sufrimiento innecesario. Tan dulces…

También es cierto que en ciertos foros, y cuando ellos no están, se dice que habitan más allá del límite de la ñoñería, que son un aburrimiento y una seria alarma social por un riesgo de contagio de hiperglucemia.

Vinnie y Venus Essex son, sobre todas las cosas amantes del placer. Los despreocupados del valle. Interesados únicamente por las cosquillas, las yemas de sus dedos y sus apetitos más básicos. Se entregan al placer sin ningún tipo de condescendencia ni miramiento, sin interés por otra cosa distinta al sabor o la temperatura. Tan auténticos…

También es cierto que en ciertos foros, y cuando ellos no están, se dice que son unos libertinos, díscolos, desinhibidos, que no piensan más que su propia satisfacción sin tener el más mínimo pudor para obtenerlo donde, cuando y como sea. Que son peligrosos y un mal ejemplo de carnalidad.

¿Ya en situación? ¿Un jaleo llegar a acuerdos? Seguro que sí. Espero que no.

Debes tener costumbre a estas alturas. Desde hace un tiempo, estas tres familias se te discuten antes de cada próximo paso, cada próxima palabra, cada próximas ganas. Una piensa desde el ático de tu cabeza, otra siente desde el fondo de tu corazón, la tercera (el orden no es representativo), quiere entre las piernas.

Suerte con la fiesta.

Moveyourself.    

Más información, aquí

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Close