Cosas de la vida

Cómo elegir una buena puerta de garaje en tu hogar

Con la gran masificación de vehículos particulares que existe en la actualidad el contar con un garaje se puede considerar todo un lujo, máxime en las grandes urbes donde el poder encontrar aparcamiento, más o menos cerca del hogar, puede llegar a ser todo un reto e implica perder tiempo, prácticamente, a diario. Las casas que suelen contar con los mismos son de estilo bungaló o chalet y más allá del tamaño de que se disponga (lo cual es una variable importante) lo que no hay que descuidar es la elección correcta de la puerta de garaje. Algunos aspectos como los motores para puertas de garaje o los materiales son básicos para poder disfrutar de este lugar después en las mejores condiciones posibles. Pasamos a ver todos los puntos más importantes a los que hay que prestar atención en relación a este tema.

  • Puerta automática. Sin duda alguna es la que resulta más cómoda. Las manuales también se pueden instalar pero siempre requerirán el contar contar con otra persona o tener que bajarse del vehículo cada vez que se quiera salir o entrar. Esto, especialmente cuando el tiempo no acompaña, se acabará por hacer de lo más pesado. Si se opta por las puertas automáticas lo que no puede faltar es la elección de un buen motor. Los motores para puertas de garaje no son todos los mismos ya que algunos contarán con una mayor potencia que otros o serán más o menos silenciosos. Por supuesto, el optar por una potencia mayor y un ruido menor es una inversión que merecerá la pena a la larga, aunque de primeras el coste sea algo más elevado. Siempre se acaba por amortizar con el mero uso que se le vaya a dar.
  • Seguridad. La puerta de un garaje no deja de ser otra forma de poder acceder a la vivienda y, por este motivo, no hay que escatimar en lo que a medidas de seguridad se refiere. A esto hay que añadir el hecho de que las puertas de garaje han de ofrecer un buen aislamiento para el interior, tanto en cuanto a la climatología como en cuanto a los sonidos que pueda haber fuera. En cuanto que se empiecen a mirar diferentes puertas de garaje se podrá apreciar que las hay de diferentes tipos y costes y, como ya se mencionó, siempre será más aconsejable una buena inversión inicial que tener que sufrir las consecuencias después. Para que los mecanismos de seguridad sean 100% efectivos a lo que hay que estar atentos es a su mantenimiento. Por ejemplo, si se vive en una zona de costa la corrosión se puede hacer evidente. Cuanto menos hay que prestar atención a si se requiere de lubricante y llevar a cabo una limpieza de forma regular.
  • Materiales. Por norma general, en las puertas de garajes los materiales que más se emplean son la madera, el aluminio y el acero. Lo bueno de elegir la madera es que el diseño con el que se puede contar es el que uno desee porque aquí no hay límites pero, por contra, habrán de llevarse a cabo unos cuidados para que ésta siempre se mantenga en las mejores condiciones posibles. El acero, por su parte, es el material más fuerte que se puede tener para este menester y el aluminio suele quedar relegado para aquellas puertas que son seccionales o enrollables. Antes de elegir uno u otro hay que tener muy presente dónde se tiene la casa en cuestión porque la climatología será clave pero, al margen de esto, tampoco se puede perder de vista que, en la mayor parte de las ocasiones, también hay ciertas normativas y regulaciones locales a las que hay que atenerse.
  • Tipos de apertura. Se puede hablar de hasta ter tipos de aperturas de puertas de garaje: la lateral (que, obviamente, se abrirá hacia la derecha o hacia la izquierda); la basculante y la seccional. La apertura basculante requiere de un espacio despejado en el exterior de algo más de un metro para poder abrirse de forma vertical y acabar por quedar de forma paralela al techo. Eso sí, su precio es más bajo que la seccional. Lo bueno de las puertas de garaje seccionales es que no requieren de ese espacio extra porque los paneles con los que está formada se deslizan de forma vertical hasta quedar en paralelo con el techo, ofrecen un excepcional aislamiento térmico y, si se elige un buen motor, resultan ser de lo más silenciosas. Suelen ser una de las puertas de garaje más recomendadas y aunque el precio inicial sea algo mayor se puede ver que por sus ventajas son a considerar.
  • Dimensiones. Parecería un aspecto menor pero no lo es en absoluto. Jugará un papel importante el tipo de puerta que se elija y, sobre todo, las dimensiones con las que se cuente para ajustarse al máximo y tener el mayor espacio útil posible. Para no equivocarse siempre hay que tomar medidas del ancho, del alto, de lo que puede sobresalir al exterior y de los requerimientos de la puerta que se tenga en mente para ver si es la adecuada o no.
Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Close