Castilla y León

Los castellanos y leoneses que retornan del extranjero rozan los dos millares

Francisca Cabello destaca que todos los que se marchan quieren volver pero existen muchas dificultades y el que lo logra apuesta por las ciudades frente al medio rural

 

Los ciclos económicos siempre impactan de forma directa sobre los movimientos demográficos que dirigen su mirada hacia la prosperidad o a la recuperación de los orígenes. Los españoles residentes en el extranjero que optaron por retornar a España y, en concreto, a Castilla y León, crecieron por quinto año consecutivo en 2017, y ya son casi un millar más que hace un lustro, hasta los 1.803 contabilizados el año anterior.

ICAL.  Los datos publicados recientemente por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social revelan que los retornados a la Comunidad se elevaron en términos relativos un 84 por ciento en ese lustro, y alcanzaron la segunda cifra más elevada de la década, sólo por detrás de 2009, cuando se contabilizaron 1.855.

En los peores años de la crisis en España la cifra de retornados se desplomó hasta menos de un millar en 2012 y 2013, para iniciar el crecimiento con la salida paulatina del ciclo recesivo, con 1.153 en 2014; 1.385 en 2015; 1.665 en 2016 y 1.803 el año pasado.

Los informes del departamento que dirige Magdalena Valerio indican que el grueso de los retornados llegó procedente de América Central y del Sur, con 843 personas; aunque también retornaron de forma importante desde otros países de la UE, con 501. Asimismo, las cifras de las bajas consulares de españoles residentes en el extranjero indican que desde el resto de Europa, volvieron 143 castellanos y leoneses; desde América del Norte, 137; desde Asia, 122; desde África, 29; y desde Oceanía, 22.

Provincias

Todas las provincias de la Comunidad vieron crecer de forma importante el número de retornados en los últimos cinco años, sobre todo Burgos, donde pasaron de 117 en 2012 a 298 en 2017, con un avance del 154,7 por ciento; Valladolid, que recibió a 346, cuando cinco años antes llegaron 147, lo que supone un crecimiento del 135,4 por ciento; y Ávila, que registró el retorno de 100 abulenses, cuando un lustro antes contabilizó 45, es decir, se elevaron un 122,2 por ciento. Los análisis gubernamentales también reflejan que en la provincia de Soria, los retornados subieron un 87,1 por ciento, hasta los 58; en Zamora, un 79,7 por ciento, con 133 en 2017; y en Segovia, un 70,1 por ciento, hasta 114.

Por lo que se refiere a León, registró el dato absoluto de retornados más elevado de todas las provincias, con 423, que representan un alza del 66,5 por ciento, respecto a los 254 de 2012. En cuanto Palencia, retronaron 87, un 52,6 por ciento más que cinco años antes; y por último, a Salamanca, volvieron el año pasado 244, con una subida del 29,8 por ciento.

4.000 consultas al año

La presidenta de la Asociación de Emigrantes Retornados de Castilla y León, Aercyl, Paquita Cabello, explica a Ical que con la mejora económica todos los que se marcharon a “buscarse la vida” durante la crisis quieren volver y sentencia que “la mayoría de los españoles quieren retornar” pero “no es fácil”. “Necesitan trabajo y vivienda y no es fácil”, indica, para constatar, además, que los que regresan apuestan por las ciudades “no por los pueblos”, donde más se necesita un impulso demográfico.

Paquita, como le gusta que la llamen, comenta que “la gente que se marcha es joven, es una pena”, pero también expone que algunos de ellos que se marcharon con el nuevo boom hacia Europa con la crisis, están retornando con la mejora de la situación económica en España y el aumento de oportunidades. Además, incidió en que hijos de españoles que inmigraron en su día a Latinoamérica quieren vivir en España, porque en sus países están peor, y les demandan información, sobre todo vía web y correo electrónico.

En este sentido, traslada su percepción de que “poco a poco cada vez más gente irá retornando” y comentó que su opinión se basa en que cada vez les reclaman más información sobre cómo pueden hacerlo y qué apoyos pueden recibir desde las administraciones.

Al respecto, remarca que la asociación cuenta con 2.000 asociados, y recibe cada año una media de 4.000 consultas de gente interesada en volver. Cabello recuerda que todo aquel que lo desee puede ponerse en contacto con la organización para solicitar apoyo para retornar o los trámites con su país de origen, en el teléfono 979 748 300.

Paquita Cabello también explica que están presentes en el Consejo de Políticas Migratorias y defiende que desde la Junta se hacen “muchas cosas” para impulsar el retorno, incluida una ayuda directa 1.500 euros.

Con todo, aclara que la mayor parte de los retornados son gente mayor, que se jubila, procedente de Europa, donde emigraron en los años 60 y 70 y están regresando paulatinamente, a los que la asociación apoya con los papales para tramitar la prestación en los países de los que retornan.

Asimismo, constata que llegan muchas personas desde Venezuela y Cuba, sobre todo del primer destino, porque tienen “problemas muy gordos, están muy mal”. Asevera que el problema con Venezuela se agrava con los pensionistas, porque este país no les paga la pensión en España; y el Gobierno no les puede abonar ni la no contributiva, porque tienen reconocida la prestación en su país. “Aun así quieren volver, si tienen familiares que les acojan”, dice, para afirmar que el Ministerio está “luchando” por solventar este tema, porque “hay miles de afectados”.

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Close