Opinión

Infalibles Eslóganes Marca ACME

 

En todos los quehaceres de la naturaleza existe un orden lógico, tan seguro de sí mismo que admite libres pulsos sabiendo que ganará inmediatamente o ya lo hará más adelante, quizá muchísimo más, por desfallecimiento de quién postuló. No es cosa mía, también tú has visto briznas de hierba que encontraron orgullosas la forma de bailar con una pequeña raíz cosida en roca, siendo capaz de quebrar la oscuridad de la grava y el petróleo para respirar humo de escapes.   

Magnífica sencillez, si no le pones trabas constantes, la naturaleza, por defecto, tira, insiste y ya sea ipso facto o con moratoria, vence. Tras la lija y el barniz, el argumento tampoco es gran cosa. Alguna fisura habrán encontrado luz y agua para despertar la semilla, algún lecho habrá encontrado ésta para germinar. Ordenada lógica natural para bien y para mal.

Un eslogan es solo la brizna. Condimentado en cierta medida por el susto, la imprevisión y una celeridad excesiva. Las prisas no son buenas para casi nada. Puede no ser más que punto verde en el asfalto. Algunos tienen complicado tirar hacia delante. Ahora tenemos uno claro que cumple a rajatabla con necesidad y estética, otra cosa es su fiabilidad. Para quien guste o suela, a partir de aquí cualquier momento bueno para indignarse con la siguiente apostasía:

El eslogan “No es no” es una mierda.

Por brizna. La intención, la raíz son óptimas, la ejecución no. Por mucho que se jalee, por muy persona de bien que se sea o quiera ser, por muy en el lado verde que se esté o se quiera estar, por muchas palmas, por muchos pañuelos. No va a agarrar. Al menos con el mismo público objetivo para el que se diseñó.

No es la mejor maceta para una semilla como la del “respeto absoluto”. Fe ciega a que por lógica natura, crecerá y conseguirá un tallo robusto, pero es fácil que con tanto coche, en algún momento, termine aplastado por un neumático. Este plan floriCultural es propio del Coyote en su cruzada contra el Correcaminos. No reniego de la intención. Sobre el papel su validez es contundente, pero esas lagunas…

Claro que no es no. Grandes personalidades patrias ya han dicho cosas similares. ¿Quién puede negar que un plato es un plato, un vaso es un vaso, las carreteras para los coches, los aeropuertos para los aviones y que es el vecino quien elige al alcalde? ¡Lo sabe todo el mundo! Excepto unos pocos, esa es la movida.

Hay tanta o más información en lo que se calla como en lo que se dice. No es No, claro, pero pisoteable con un “entonces todo lo demás un SÍ”. Una brizna. Listo el silogismo.

Por configuración, el NO claro y rotundo, además de que no debería hacer falta, tiene un punto de incomodidad, ¿cómo te sientes cuando te asaltan en un centro comercial para ofrecerte un increíble seguro dental o un 50% de descuento en depilación láser? Esos “es que…”.

Ojo con esta puerta que hay corriente. Mejor Solo Sí es Sí.

Moveyourself.    

Más información, aquí

 

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Close