Más noticias

El militar de La Manada deja de estar suspendido de su cargo

El Ministerio de Defensa asegura de que se trata de un “trámite administrativo”

Alfonso Jesús Cabezuelo, uno de los miembros de La Manada, ya no está suspenso de su cargo como militar. Pese a estar condenado a nueve años de cárcel por abusos sexuales a una joven en los Sanfermines de 2016 y a la espera de sentencia firme, se encuentra en servicio activo y a la espera de que se le asigne un destino. Por otro lado, el Ministerio de defensa asegura que no se le asignará destino.

 

Desde el Ministerio afirman que se trata de un mero “trámite administrativo”. Ya han pasado seis meses desde que se dictó la suspensión y, a falta de una sentencia firme, tiene derecho a solicitar que se levante la suspensión.

Según el reglamento, “el pase a la situación de suspensión de funciones del militar profesional se podrá acordar como consecuencia del procesamiento, inculpación o adopción de alguna medida cautelar contra el imputado en un procedimiento penal o por la incoación de un procedimiento disciplinario por falta muy grave”. Actualmente, los miembros de La Manada se hallan en libertad provisional.

Al igual que su compañero, el guardia civil Antonio Manuel Guerrero, se encuentran en la situación de “activo sin destino” cobrando el sueldo base.

Cabezuelo, el mayor de La Manada, trabajaba en la Unidad Militar de Emergencia de Morón de la Frontera hasta que se le acusó de agresión sexual. No es el único delito que se le atribuye, ya que tiene antecedentes por lesiones, riña tumultuaria y desorden público, además de haber sido grabado en Pozoblanco abusando de otra mujer.

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Close