Provincia

Tenebrón cierra su único bar

Este domingo 2 de septiembre echa el cierre el centro social que había en la localidad

 

Siempre que se cierra un negocio, a no ser que sea por jubilación, es motivo de tristeza, pero más aún si cierra el único bar que hay en un pueblo, en este caso Tenebrón.

 

Un bar en un pueblo no es solo un lugar donde tomar un café o echar la partida, que también, es uno de los centro neurálgico de la comunidad, como lo es el centro médico o la tienda. Allí, además de conversar con los parroquianos, se toma el pulso al pueblo, si un vecino ha estado en el hospital, ha tenido catarro o lo han venido a ver los hijos.

Hace unas semanas, publicamos en La Crónica el reportaje de ¿Cuántos han muerto? Los alcaldes que ofrecían declaraciones, señalaban que era muy importante que los pequeños negocios que hay en los municipios tuvieran beneficios fiscales, porque hacen una labor, casi de ONG.

Tenebrón cierra su bar y su restaurante, porque durante estos años que lo ha regentado Javier y Bárbara, también han servido comidas, y con ello se pierde que una pareja joven se asentara en un pueblo que está casi herido de muerte, porque la media de edad es muy alta. Este año, se acerca a la decena las personas que han fallecido en Tenebrón y por supuesto, no ha nacido nadie.

Las quejas, porque todo negocio tiene críticas, han sido en ocasiones muy feroces, pero no se ha valorado la vertiente social que tiene un bar en un pueblo. Hay un dicho muy popular entre los autónomos. ‘El que le debe dinero al panadero, también se lo debe al pescadero y al del botiquín’. En este caso, los voceros de las críticas también son siempre los mismos. Los que solo echan infundios, por los que ha tenido que acercarse hasta la Guardia Civil, pero no proponen soluciones.

Quizá ahora, sorprendan y aporten ideas para regentar el bar, que en verdad es un centro social perteneciente al Ayuntamiento, por lo que en unos días, el consistorio publicarán la convocatoria de arrendamiento para que los interesados que quieran hacerse cargo del establecimiento, muestren sus propuestas.

Les dejo la opinión que tiene Juanito Oiarzabal, uno de los mejores alpinistas españoles de todos los tiempos, de Tenebrón, el pueblo de su mujer Araceli:Me da sosiego, tranquilidad y mucho entrenamiento”.

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

One Comment

Deja un comentario

Close