LocalPortada

Nicolás Ávila: “El Ministerio de Educación tiene que ser líder y coordinar todas las comunidades”

El presidente de Anpe en Salamanca quiere acabar con las desigualdades educativas que se producen entre las distintas autonomías

Aunque los tres sindicatos mayoritarios se han congratulado de lograr un acuerdo ambicioso con el Gobierno, el sindicato Anpe se muestra disconforme con esta negociación, ya que echa en falta cuestiones relativas al profesorado que considera de gran importancia. Así lo ha expresado Nicolás Ávila, presidente de la organización en Salamanca.

 

Ávila ha puesto sobre la mesa otra serie de necesidades como la existencia de una carrera profesional docente o la catalogación de ciertas patologías como enfermedades profesionales del profesorado.

No obstante, desde la organización sindical son positivos a la hora de recuperar todos los derechos laborales que los maestros consideran perdidos. No lo son tanto, sin embargo, con que ese famoso pacto por la Educación del que tanto se habla se haga realidad a corto o medio plazo.

¿Cómo se presenta este nuevo curso?

En principio, se podría catalogar como normal, aunque con la incertidumbre del Gobierno. Es un curso ya en el que la LOMCE está funcionando totalmente al 100%.

A nivel de profesorado hemos recuperado cosas como las bajas por incapacidad temporal, o sea la reducción de salario por incapacidad desaparece este curso por fin. Las sustituciones se harán inmediatamente con la eliminación del RD 14/20. Aunque aquí ya en muchos casos la Consejería de Educación venía realizando las sustituciones de manera inmediata, pero este año se hará para todo el mundo.

A nivel de algunas cosillas sí que vamos mejorando, pero seguimos sin incluir la reducción de horario, sin bajarse al horario que había en 2012. Tampoco se han reducido las ratios de alumnos. Bien es verdad que aquí en Castilla y León no están especialmente saturadas las aulas, pero en algún centro sí tienen mucho alumnado.

En lo que al profesorado respecta, hace unos meses distintos sindicatos llegaron a un acuerdo con el Gobierno para aplicar mejoras. ¿Están conformes?

No, para nada. De hecho, esos sindicatos se han dado cuenta de que se quedaron muy por debajo de lo que tenía que ser.

Hemos perdido en torno al 25% de poder adquisitivo desde el 2010. No tenemos que olvidar que en 2010 el Gobierno Zapatero nos redujo los sueldos entre un 6 y un 8%, un 10% en algunos casos, y después hemos tenido congelados los sueldos durante muchos años. Porque este año nos suban un 2%, un 1,75% que ha sido la subida real del profesorado, y llegar a un 6% en tres años, queda muy por debajo de lo que hemos perdido a lo largo de todos estos años.

Con ese acuerdo que firmaron algunos sindicatos, entre los que Anpe no estaba, no podemos estar para nada satisfechos. Ellos ya se han dado cuenta y resulta que ahora ya han comenzado a pedir otro concepto que, además, Anpe lo utilizaba también desde hace mucho tiempo, que es equiparación salarial para todo el profesorado.

No entendemos por qué hay comunidades que sacan a Castilla y León, por ejemplo, 5.000 euros al año realizando las mismas funciones. En Castilla y León estamos por debajo de la media.

Desde Anpe defendemos desde hace mucho tiempo que es necesario un acuerdo básico de Estado que lleve implícito una carrera profesional que abarque desde la formación inicial hasta la jubilación. Una carrera docente donde tú puedas ir promocionándote a lo largo de tu vida profesional.

¿Es optimista con respecto a recuperar todas esas condiciones?

Sí, es que tenemos que recuperarlas. Tenemos que recuperar reducciones de ratios, de jornada lectiva, de formación en horarios lectivos… Porque, además, si queremos una buena calidad educativa, que la estamos teniendo en Castilla y León por el esfuerzo de todos los compañeros, no solo mantenerla sino mejorarla, tendremos que lograr todas esas cosas.

Pero no solo lograr todo aquello que hemos ido perdiendo a lo largo de estos 10 años, sino mejorarlo.

¿Y está la Junta por la labor?

Nosotros hemos tenido ya reuniones con los grupos parlamentarios mayoritarios sobre equiparación retributiva, condiciones laborales, y tal, y la verdad es que sí se les ve receptivos.

Castilla y León tiene que mimar la escuela rural, que yo creo que también la está mimando, todo lo que es el profesorado itinerante que se mueve por todos los lugares donde hay escuela y tiene que ir de pueblo en pueblo dando clase. Se utilizan tablas económicas de abono de kilómetros del año 2000. Hace veintitantos años, la gasolina estaba a 0,40 céntimos, en la actualidad está a 1,40.

¿Esos grupos parlamentarios están igualmente dispuestos a llevar a cabo ese famoso pacto por la educación?

Yo creo que mucho se habla, mucho se utiliza… No sé ahora el Gobierno, porque encima tenemos toda la incertidumbre, que no sabemos cómo está y si agota legislatura o no la agota y si hace o no hace. Pero, al margen de eso, quien abandonó las reuniones del pacto fue precisamente el partido del gobierno actual.

Todo el mundo habla de pactos. Yo creo que es la palabra del mundo actual en Educación. ‘Hay que hacer pacto’, ‘hay que llegar a un pacto’, ‘el pacto es necesario’, pero cuando está ahí no se logra nunca, porque de pactos llevamos hablando… Pues, fíjate, con Gabilondo, en el Gobierno Zapatero ya se estuvo a punto. Anteriormente con el PP, etc.

Yo creo que cualquier partido político utiliza la Educación como arma de poder. Pero sí que es totalmente necesario para que no dé vaivenes en función al partido político que gobierne.

Y luego una cosa muy importante, el Ministerio de Educación tiene que ser el líder que sea capaz de coordinar todas las comunidades autónomas y que no ocurra que cada comunidad vaya a su aire. Coordinar cuestiones importantísimas como es la convocatoria de oposiciones, que coincidan todas el mismo día, se saque en todos los sitios ofertas de los mismos cuerpos y, si se pudiese, de las mismas especialidades.

O sea, que haya igualdad.

Igualdad, sí. Porque, además, estamos en un país donde puede moverse cualquier ciudadano de una comunidad a otra con sus hijos y queremos que, cuando llegue allá, no encuentre desfases y existan problemas por los diferentes ritmos que llevan.

Imagino que eso está causando muchos problemas, tanto a los alumnos como a los profesores.

Sí. Por ejemplo, no podemos entender la EBAU. Tendría que ser una prueba única para todo el Estado donde no se dé que después haya trasiego masivo de una comunidad a otra. Para eso, el Ministerio tiene que ser líder y coordinar todas las actuaciones. 

En cuanto a las pruebas de oposiciones, nosotros llevamos tiempo diciendo que hay que modificarlo, que es muy subjetivo. Esos sistemas de acceso también debían de ser únicos en todo el Estado. Tampoco puedes entender que aquí resulte muchísimo más difícil que en Andalucía.

En lo que a Salamanca se refiere, la Junta es bastante positiva en este curso escolar por el aumento de alumnos y de ciclos formativos. ¿Comparten ese positivismo?

Todo lo que sea aumento de alumnos, aumento de enseñanzas, por supuesto que nosotros tenemos que aplaudirlo. En unas épocas como en las que estamos, donde hay poco alumnado, donde hay muchos jóvenes que se tienen que ir por falta de trabajo, todo lo que fije aquí, contentísimos. Si se amplía todo esto, muy bien, porque llevamos varios años que cada vez que asistimos a las reuniones de plantillas no vemos otra cosa que pérdida de puestos.

¿Las tasas de reposición cómo están?

Sigue habiendo muchos interinos. Lo que queremos es que todos esos interinos se fijen en plantillas estables porque todo eso da la calidad educativa. No cambian tanto los alumnos de profesores.

¿Hay alguna otra necesidad de la Educación actualmente?

Lo que más se necesita es un pacto educativo (si no se llega a pacto, al menos un acuerdo básico de Estado) en el que participe todo el profesorado. Que incluya una carrera docente, que aborde claramente la situación del profesorado y el futuro profesional, con el Estatuto de la Función Pública Docente.

En ese pacto deben impulsar, fundamentalmente, la enseñanza pública. Importantísimo también potenciar la Formación Profesional, las estrategias de convivencia y prestar especial atención al mundo rural con mejora del profesorado itinerante.

También la negociación de las enfermedades profesionales. Hay enfermedades como pueden ser la gripe, saranpiones, etc, que te las contagian los niños, las afonías… Son enfermedades profesionales típicas del docente. Que se cataloguen igual que se catalogan en otras profesiones otras enfermedades.

Sobre las estrategias de convivencia, ¿se ha mejorado?

Yo creo que no se va mejorando demasiado. Se va mejorando en aquellas aulas en las que hay menor número de alumnos. Lo que más se nota son las pérdidas de tiempo de ‘cállate’, ‘estate quieto’, ‘no molestes’…

Por otro lado, han ido surgiendo otra serie de necesidades educativas de las que se está hablando mucho últimamente ya que cada vez lo sufren más menores. Por ejemplo, la educación en temas de consentimiento o la seguridad en internet.

Entras ahí en temas de valores. Nosotros tenemos la figura del Defensor del profesor y, por supuesto, queremos que no existan problemas en las aulas. No solo las aulas sino el entorno educativo.

Ojalá existiera la violencia cero. Es muy difícil, pero llevamos desde antes del 2000 porque nos fuimos dando cuenta de cómo iba habiendo problemas en las aulas y el entorno social. Todo eso avanza con las redes sociales. El mundo de las RRSS es tan difícil de controlar que da miedo, y ahí tienen que intervenir muchísimo las familias para educar bien a los niños desde pequeños.

¿Se están haciendo esfuerzos de prevención?

Yo creo que sí. En Francia se ha prohibido el móvil en los centros y aquí incluso se habló y, a lo mejor, no es la medida, no lo sé.

Educar bien a los niños para que se haga un uso adecuado, correcto y bueno de los aparatos tecnológicos. El niño tiene que ir introduciendo todos los valores sociales correctos, buenos, adecuados, y tenemos que tratar de que no cojan los negativos.

¿Se están actualizando los protocolos de actuación en caso de acoso?

Castilla y León fue una de las comunidades pioneras en la Ley de Protección, pero muchas veces todos esos protocolos son tan lentos que cuando llegan se ha perdido ya la necesidad del por qué se hace. Eso tiene que ser rápido y eficaz para que el niño sepa por qué se utiliza.

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Echa un vistazo

Close
Close