Los ilustres de la UsalPortada

“Mi primera visita a Salamanca me dejó deslumbrado”

Ernesto Román Orozco es poeta venezolano y coordina el departamento de Literatura del Ateneo del Táchira, en San Cristóbal, Venezuela. Ha publicado numerosos libros de poesía y ha obtenido, entre otros, el Premio Anual de Literatura de la Universidad Central de Venezuela, y está muy vinculado a la Universidad de Salamanca

 

Ocho siglos contemplan a nuestra Universidad y desde entonces incontables estudiantes han pasado por sus aulas, en la serie ‘Ilustres de la Usal’ queremos rescatar la vida y trayectoria profesional de algunos de estos alumnos o personas con notoriedad mundial que se han acercado hasta Salamanca para formarse o para transmitir su saber

“La Universidad de Salamanca genera espacios para la consolidación de la integración cultural entre España y Latinoamérica”. Así comienza el encuentro que hemos mantenido con el poeta venezolano Ernesto Román Orozco, para que nos cuente cómo fue su primera experiencia con la Universidad de Salamanca hace más de una década.

En 2007, el poeta y promotor cultural venezolano Ernesto Román Orozco, oriundo del estado Zulia, visitó Salamanca, donde participó en una serie de actividades de la Universidad de Salamanca, enmarcas en la Cátedra José Antonio Ramos Sucre, ese otro poeta venezolano, cuya poesía aún retumba en gran parte del mundo.

La ciudad, la Universidad y la calidez de los charros, lo conquistaron de inmediato. Tres años después, pisó nuevamente el Estudio Salmantino, en esa oportunidad para formar parte del Festival de Poesía Iberoamericana, que se celebró en honor al poeta portugués António Salvado.

En el Salón de Lectura y Ateneo del Táchira de San Cristóbal, en el estado fronterizo del Táchira, en Venezuela, donde desde hace más de veinte años viene ejerciendo su labor como promotor cultural y Coordinador de Literatura, conversamos sobre su experiencia en la Usal y la manera como ese contacto nutrió su poesía y su labor intelectual.

Mi primera visita a la ciudad de Salamanca me dejó deslumbrado. El ambiente cultural y estudiantil de la excelsa urbe de construcciones de ensueño, me marcó gratamente. En esa ocasión, fui el representante de Venezuela, asignado por la Casa de Las Letras Andrés Bello de Caracas, a unas actividades que se llevaron a cabo por la Cátedra José Antonio Ramos Sucre de la mencionada casa de estudios, una de las más importantes de Europa y del mundo”.

El hecho de compartir con el grupo de profesores de la Usal, con estudiantes y otros poetas y escritores, generaron en el poeta sudamericano una experiencia fundamental en el proceso evolutivo de su voz poética.

“Bajo la mágica noche salmantina compartimos experiencias, lecturas y métodos de trabajo, en jornadas que nutrieron mi vida y mi labor literaria. Tanto así, que al momento de retornar a Venezuela, sentí nostalgia por lo que acababa de vivir, jurándome a mí mismo, que algún día volvería a pisar esta maravillosa tierra”.

Encuentro de poetas iberoamericanos 2010

Poco tiempo después, cumpliría ese juramento, al ser invitado al XIII Encuentro de Poetas Iberoamericanos del año 2010, dedicado al poeta portugués António Salvado. En dicho encuentro, la catedrática de la Universidad de Salamanca, Francisca Noguerol Jiménez, leyó un ensayo sobre la obra poética de Román Orozco.

“En el Aula Magna de la Universidad de Salamanca la profesora Noguerol Jiménez compartió un estudio de siete páginas dedicado a mi poesía, una distinción que me colmó de alegría y que me permitió tener una visión global de mi trabajo hasta ese entonces”, apunta el poeta del país caribeño.

Ernesto Román Orozco. Foto. Ana Berta López.

De este periplo, resalta las atenciones del poeta peruano-español Alfredo Pérez Alencart, organizador del evento literario, así como las tertulias y lecturas poéticas compartidas con los demás orfebres de la palabra que participaron en el mismo, incluyendo al poeta homenajeado.

En su recorrido por la ciudad, sus edificios y monumentos, en estos viajes a la ciudad charra, quedó prendado de la Plaza Mayor de Salamanca, La Catedral vieja y la Catedral nueva, con su astronauta; El Palacio de Anaya, la Casa de las Conchas y, por supuesto, la fachada de la Universidad.

Ernesto Román Orozco fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura de Venezuela Stefanía Mosca 2018, mención poesía, por su poemario La paz de los oficios. Foto: Raúl Márquez .

Octavo centenario de la Usal

En cuanto al Centenario VIII de la Usal, el literato venezolano resalta la labor de la Universidad en la integración cultural iberoamericana. “El hecho de que se estudie nuestra literatura y de que este año sea entregado el Premio Reina Sofía a nuestro gran Rafael Cadenas es reflejo de los esfuerzos de la Usal en generar espacios para la consolidación de la integración de Latinoamérica con España, en materia cultural”, precisa.

“Hace días me comuniqué con Rafael Cadenas y lo felicité por el premio y le dije que cómo me gustaría acompañarle, para volver a recorrer esa hermosa ciudad, que me ha dejado gratos recuerdos y entrañables amigos”, concluye el poeta Ernesto Román Orozco.

Por: Raúl Márquez (Táchira, Venezuela)

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Close