Opinión

Percepciones

Son ustedes felices? Yo llevo preguntándome si soy feliz desde que oí a la vicepresidenta del Gobierno decir que basta con salir a la calle (¿ella sale a la calle?) para ver que la gente es más feliz. Desde luego en primavera uno se encuentra mejor que en invierno, y además, y no es poca cosa, el gasto en calefacción da un respiro. ¿Será por eso por lo que ha visto más gentes felices desde las ventanillas de su coche oficial? ¿O será porque últimamente solo visita mítines de su partido, donde todos le aplauden?

[quote_box_left]Aquí preferimos poner los pies encima de la mesa, proclamar que vivimos reprimidos (“es que yo me conozco, y si me suelto…”) y, de vez en cuando y como medida terapéutica, decir lo que pensamos y horrorizar al mundo civilizado. Si todo eso es ser alemán del sur, yo prefiero quedarme como estoy.[/quote_box_left]La percepción de la felicidad es una cosa muy delicada. Casi tan delicada como la nacionalidad. El señor Cañete dice que somos los alemanes del sur, pero no sé si eso es como decir que en el norte la gente elige presidentas de Gobierno y en el sur no porque sería un abuso de superioridad. Aquí preferimos poner los pies encima de la mesa, proclamar que vivimos reprimidos (“es que yo me conozco, y si me suelto…”) y, de vez en cuando y como medida terapéutica, decir lo que pensamos y horrorizar al mundo civilizado. Si todo eso es ser alemán del sur, yo prefiero quedarme como estoy.

La percepción de la democracia es una cosa muy delicada. Si consiste en presentarse a las elecciones con un programa que no se tiene intención de cumplir y pensar que entre elección y elección los ciudadanos comemos de todo, porque tenemos tragaderas muy anchas, va a ser que no me gusta el planteamiento.

El domingo podría ser un buen momento para juntar en una sola papeleta nuestra opinión acerca de la felicidad reinante, de los alemanes del sur y de los sinvergüenzas. No me voy a quedar con las ganas de hacerlo.

— oOo —

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba