Economía

Una salmantina recupera el dinero invertido en los ‘Valores Santander’

El Banco Santander tendrá que devolver a una salmantina el dinero que colocó 45.000 euros en los llamados ‘Valores Santander’, por considerar que no le dieron la información correcta sobre los riesgos que corría al suscribir ese producto.

 

Es la primera sentencia en Salamanca que anula la compra de un  producto denominado “Valores Santander”, del Banco Santander, porque hasta ahora todas habían sido favorables para el banco.

La demandante suscribió en septiembre de 2007 nueve títulos a razón de 5.000 euros por cada uno, pero la sentencia del juzgado de primera instancia número 9 de Salamanca considera probado que el banco únicamente le trasladó la información incorrecta de que se trataba de un producto a cinco años, en el que no había riesgo alguno de pérdida del capital, «y con ocultación al cliente de la advertencia emitida por la CNMV sobre la emisión de este tipo de producto».

En junio de 2012 recibió una carta del banco en la que la entidad le comunicaba que podía acudir a un canje del producto suscrito por acciones. Los nueve títulos iniciales por importe de 5.000 euros cada uno de ellos fueron convertidos en acciones valoradas en unos 25.000 euros, aproximadamente.

El banco, por el contrario, se opuso a la demanda, y argumentaba que la parte demandante conocía perfectamente aquello que estaba firmando, así como la naturaleza y características del producto litigioso y los riesgos inherentes a la inversión.

El órgano judicial estima que no se ha acreditado por la entidad demandada haber dispensado «una adecuada información a la parte demandante, en términos adecuados a su perfil de cliente minorista, sobre la naturaleza y riesgos del producto en cuestión«.

Añade que el producto fue ofrecido únicamente desde la perspectiva de sus ventajas, ocultando los riesgos, por lo que condena a la entidad a devolverle la cantidad íntegra que invirtió en su día más los intereses.

[pull_quote_center]QUÉ SON LOS VALORES SANTANDER

El Banco Santander pidió prestado a sus clientes en 2007 un total de 7.000 millones de euros para financiar la compra del banco holandés ABN Amro. Se comprometió a devolver el préstamo mediante un interés del 7,50% TAE el primer año y un Euribor más 2,75% después, hasta su vencimiento en octubre de 2012.

Al ser obligaciones necesariamente convertibles en acciones (una obligación para el cliente), al vencimiento no se devolvía el capital invertido, sino acciones, pero el problema está en que no se daban acciones a precio de mercado a fecha del vencimiento, sino en base a un precio fijado al contratar el producto y una prima del 16%.

Lo que nadie dijo es que si la acción caía el cliente perdería dinero. Y las acciones perdieron mucho valor en esos cinco años. El canje final se marcó en 12,96 euros la acción en 2007, cuando en el momento de la devolución (2012) cotizaban a menos de 6 euros la acción, lo que se tradujo en una pérdida del 55% del capital, de un 32% si se resta a la pérdida los intereses que cobraron los clientes.[/pull_quote_center]


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba