Local

Las nuevas formas de hacer dedo

Airbnb, Wallapop, Chicfy… Si estás al día de todas las noticias y las redes sociales, conocerás bastante bien estas aplicaciones para dispositivos móviles de las que todo el mundo habla. Se trata de las llamadas plataformas de economía colaborativa, unas apps en las que los usuarios prestan servicios para otros usuarios al alcance de su mano y con la facilidad de hacerlo todo en un clic. En las últimas semanas, hemos sido testigos de la polémica que rodea a estas aplicaciones debido a la existencia de dos de ellas, Uber y Cabify, que han revolucionado el panorama del transporte de viajeros ofreciendo una alternativa a los tradicionales taxis.

 

Pixel Innova es una joven empresa situada en el Parque Científico de la Universidad de Salamanca que se dedica, entre otras cosas, a desarrollar este tipo de plataformas. Juan Barbero, uno de sus desarrolladores, explica que estas apps “se crean para facilitar servicios entre particulares”. Por ejemplo, Blablacar permite a los usuarios compartir los gastos de viaje al conectarles con otros viajeros que van a su mismo destino o realizan una parte de su ruta. Esta plataforma ha tenido mucho éxito, sobre todo entre los estudiantes universitarios, porque ofrece una alternativa a los transportes clásicos, como el autocar o el tren, a bajo coste, mayor comodidad y con mejor compañía.

Las plataformas de economía colaborativa se encuentran en muy diversos sectores, como explica Barbero. Podemos encontrar aplicaciones de compra-venta de artículos de segunda mano, transporte de viajeros, contratación de personal eventual, transporte de mercancías, etc. El secreto de su éxito se encuentra en la rapidez, el bajo coste, la eficiencia del servicio, la facilidad de contratación y la inmediatez. Todos los servicios que el usuario desee, literalmente en la palma de su mano y con un funcionamiento sencillo e intuitivo.

Desde Pixel Innova explican que pueden ser creadas casi por cualquier persona que tenga una buena idea y encuentre un nicho de mercado que funcione. Eso sí, debe tener conocimientos de tecnología o, en su defecto, contratar un desarrollador que haga la idea realidad. Debe tener una empresa detrás que afronte el proyecto, normalmente se trata de startups, y que invierta en un buen plan de marketing y publicidad para dar el producto a conocer entre los usuarios. Dentro de la inversión, la realización tecnológica de la app no es “excesivamente cara”, mantienen, “lo que es difícil es que se llegue a conocer entre el público”.

La polémica que ha hecho que todos hablen de las plataformas de economía colaborativa ha sido la problemática con los taxis y su hostilidad hacia la idea de que apps como Uber y Cabify les desplacen como medio de transporte urbano.

Uber y Cabify permiten a los usuarios contratar los servicios para que les lleven en coche de un sitio a otro. ¿Las ventajas? Se puede pagar desde la app,  por lo que no es necesario tener dinero suelto encima, y el recorrido se indica desde la misma plataforma, por lo que no es necesario mantener ninguna clase de comunicación con el conductor y no hay sorpresas en la tarifa.

Esta idea a los taxistas españoles no les ha sentado del todo bien, pues consideran que este tipo de transporte les sustituirá como medio de transporte y empeorará su calidad de vida y la calidad del negocio al obligarles a abaratar los costes. Este descontento popular ha desembocado en una batalla campal entre taxistas y usuarios de Uber o Cabify en la que sus coches han terminado pintados, rotos y en llamas. Se prevé que la situación se mantendrá de este modo hasta que no se regularice el sector.

[quote_box_left]Si necesitas Consultoría tecnológica / Desarrollo web / Diseño y producción audiovisual /Desarrollo a medida / Servicios cloud / Marketing digital, SEO y SEM
Puedes contactar con Pixel Innova en el email info@pixelinnova.com o en el 923 927 982[/quote_box_left]Sin embargo, en Salamanca aún no tenemos este problema, ya que Uber y Cabify no funcionan en ciudades como esta. “Ahora mismo no está demandado”, explican desde Pixel Innova. En el estudio de ciudades que funcionan, Salamanca no está todavía considerada como rentable. ¿Llegarán algún día? “Supongo que sí”, responden, “abaratarán costes y acabarán entrando”. Del mismo modo ocurre con otras apps, que, debido a la densidad de población, solo ofrecen sus servicios en las grandes ciudades. Aunque sí se puede comprar y vender en Wallapop o viajar con Blablacar, habrá que esperar para contratar los servicios de una “mamá shopper” a través de Deliberry.

Lo que sí está claro es que estas plataformas están cambiando nuestra forma de movernos, contratar servicios, irnos de vacaciones o adquirir productos. Desde Pixel Innova están convencidos que estas empresas van a revolucionar nuestra forma de vida y nuestra economía, y, de hecho, “ya lo están haciendo”, afirman. Por ejemplo, “Airbnb está funcionando al 100%”, y ya es una de las primeras alternativas que los clientes emplean a la hora de buscar alojamiento en su destino.

Texto: Paula Castro Morán

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba