Local

‘Pasapalabra’ busca al mejor de Castilla y León en Salamanca

Decenas de personas llegadas desde distintas provincias de Castilla y León participaron este miércoles en el casting para elegir al mejor de la región para participar en el especial 10º aniversario del veterano concurso de Telecinco.

 

Las pruebas comenzaron a las 10.30 horas y se prolongaron hasta las 17 horas en el Palacio de Anaya. A las dos horas del inicio ya habían realizado el casting medio centenar de aspirantes a ser el representante de Castilla y León en el especial.

Este concurso por el décimo aniversario enfrentará al mejor de cada región. Serán 18 concursantes que competirán entre el 31 de julio y el 7 de septiembre por hacerse con el cetro del mejor de España y llevarse un premio de 100.000 euros.

Algunos aspirantes.
Algunos aspirantes.

Pueden participar en el casting antiguos concursantes y cualquiera que lo desee como nuevo aspirante (habitualmente los veteranos no pueden participar en los castings) con un nivel cultural medio-alto para tener alguna posibilidad. “Ahora el nivel es algo superior, pero yo siempre digo que el concursante de Pasapalabra se hace en el concurso. Es como una oposición. Si quieres llevarte el bote o tener una larga trayectoria en el programa tienes que estudiar”, comenta Montse Ramos, responsable del casting del concurso.

No obstante, los de Castilla y León han tenido que competir con Jero Hernández, que se ha presentado a las pruebas, pero decía que “está muy difícil”. Y eso lo dice el hombre récord de Pasapalabra y el rival a batir.

Jero Hernández graba un mensaje para su legión de seguidores del programa.
Jero Hernández graba un mensaje para su legión de seguidores del programa.

En los castings habituales (en Salamanca ya se han hecho cuatro o cinco) los aspirantes deben hacer dos roscos escritos y quien supera esa criba (no se suele pasar si tienen más de cuatro o cinco fallos) pasa a hacer el rosco oral y la prueba de imagen. En esta ocasión, para el décimo aniversario han tenido que hacer tres roscos escritos, con cinco minutos para cada uno, y la prueba oral.

“Aquí se mide el nivel cultural, hacer bien el rosco. No es un certamen de misss ni mister”, explica Ramos cuando se le pregunta si vale un concursante listo pero muy feo o fea (perdón, que da mal en cámara).


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba