LocalPortada

La mitad de los salmantinos vive de las prestaciones sociales

La mayoría de los salmantinos vive gracias a las prestaciones sociales, según se desprende de los datos oficiales del Gobierno, lo que convierte a las administraciones públicas en el principal agente y soporte económico de la provincia. Sólo en prestaciones sociales, la nómina asciende a 79 millones de euros al mes, cuatro más que hace dos años.

La crisis y el envejecimiento han hecho que más de la mitad de los salmantinos vivan de las prestaciones sociales, fundamentalmente pensiones y desempleo, que se convierten en una inyección de recursos vital para los hogares de los salmantinos.

Las pensiones están pagando muchas hipotecas y carros de la compra para los hijos en paro o con sueldos de miseria. Un colchón que amortigua los golpes del desempleo y la precariedad laboral.

El pasado mes de diciembre el Estado pagó 107.745 prestaciones en Salamanca por un importe total de 79,1 millones de euros, según los datos del Gobierno.

Eso significa que el 30,7 por ciento de los salmantinos cobra una prestación pública, todo un éxito de la red de protección social y un drama desde el punto de vista humano en el caso de los parados.

Hay 82.00 pensiones en sus diferentes modalidades (con un gasto mensual de 64 millones), 17.700 prestaciones por desempleo (con un desembolso de 14 millones al mes), y unas 8.000 prestaciones familiares por hijo a cargo (por una cuantía de 1,8 millones).

A medida que avanza la crisis ha bajado la protección a los parados y la de los pensionistas empezará a resentirse en los datos de este año, después de la pérdida de poder adquisitivo que han sufrido los pensionistas al recibir una subida del 0,25% este año, que ni siquiera cubre lo que ha subido el coste de la vida.

Más pensionistas

En los dos últimos años la nómina mensual en prestaciones sociales ha aumentado en cinco millones debido, exclusivamente, al incremento del número de pensionistas que han llegado al retiro con una pensión contributiva (son los que han cotizado a lo largo de su vida laboral). El número de pensiones contributivas ha pasado de 76.552 en diciembre de 2011 a 77.923 en diciembre de 2013. Eso ha aumentado el gasto en casi cinco millones mensuales.

Sin embargo, se ha reducido el gasto en desempleo en 1,1 millones de euros. En realidad hay casi las mismas personas cobrando la prestación, pero ha bajado el número de desempleados que perciben la contributiva (la ayuda que le corresponde por el periodo cotizado) y han aumentado los que reciben el subsidio (las ayudas de 426 euros que se dan cuando se ha acabado la contributiva y el parado reúne los requisitos para percibirla).

Como de esas 107.000 prestaciones vive normalmente más de una persona, se puede decir que más de la mitad de los salmantinos vive gracias a los mecanismos de protección del estado de bienestar.

 


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Está claro que para no tener que vivir de prestaciones sociales ni de pensiones, la economía tendría que ser más productiva. ¿Cómo se arregla este problema? Políticas activas o pasivas de empleo, cursos de formación y gilipolleces de esas…. La única solución es modernizar e industrializar la zona. ¿A quíén le compete esta función? Luego nos quejamos cuando alguien decide realizar un proyecto, todo nos parece mal. ¿Será mejor seguir viviendo de las prestaciones?

Deja un comentario

Botón volver arriba