Portada

Fusión a la vista

Unicaja y Ceiss podrían cerrar la fusión de ambas entidades esta misma semana una vez que el consejo de administración de la entidad andaluza apruebe la operación.

El consejo de Ceiss (la marca bancaria bajo la que opera Caja España-Duero) se reunió un día antes que el de la entidad malagueña para abordar el acuerdo de integración de la caja castellana en Unicaja.

Estos movimientos se producen una semana después de la Comisión Europea diera su visto bueno definitivo a la compra de Ceiss por Unicaja, lo cual conllevará un nuevo ajuste en la entidad castellana, que deberá reducir un5% adicional su plantilla, cerrar más oficinas y centrar sus actividades bancarias en la financiación minorista y a las pymes en sus principales regiones de actividad, Castilla y León y la provincia de Cáceres.

La decisión de Bruselas permitirá a Ceiss acceder a una nueva garantía por un máximo de 241 millones de euros concedida por el FROB para cubrir el coste de litigios con antiguos preferentistas que no han aceptado la oferta de canje propuesta por Unicaja.

El consejero de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León, Tomás Villanueva, calificó de “éxito” que la Comisión Europea haya autorizado la modificación del plan para CEISS. Villanueva confía en que bajo Unicaja-CEISS “pueda mantener su vinculación con el tejido productivo y con las familias de Castilla y León”.

 


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. El tema de esta fusión sí que es «gracioso» para un castellanoleonés. Hemos tenido dos cajas en esta región tirándose los trastos durante años. Me refiero a las antiguas Cajaduero y Cajaespaña. No se fusionaban entre ellas ni cuando les obligaban desde la política ni les interesaba. Y ahora que les han obligado sí o sí a «casarse» en condiciones de clara inferioridad con una caja andaluza mucho más grande y solvente dicen sus directivos que la operación ha sido un éxito. Claro, la alternativa hubiera sido la intervención por el Estado. Pero lo que quiero decir es que teníamos dos entidades financieras castellanoleonesas fuertes y solventes y ahora no tenemos nada. La entidad resultante será un banco con clara mayoría andaluza y se supone que nada comprometido con nuestra región. En las condiciones que han impuesto a nuestras antiguas entidades se ve este nivel de compromiso. Los sueldos de los empleados de Unicaja en Andalucía son claramente inferiores a los de Castilla. La solución de esto pasará inevitablemente por una reducción del sueldo de nuestros paisanos y el cierre de bastantes oficinas. O sea, ajustes y recortes. Pero qué asunto tan triste. Y lo siento yo que vivo en Málaga.

Deja un comentario

Botón volver arriba