Local

Gimnasio a fuego lento

Pasada la época de copiosas comidas navideñas y largas sobremesas con grandes bandejas repletas de turrones, mazapanes y polvorones, llega el momento de la reflexión, el deseo de cambio y los propósitos de Año Nuevo. Famosa es ya la promesa que muchos se hacen a sí mismos para bajar de peso y comenzar una vida más saludable. Por esta razón, los gimnasios entran en una de las épocas donde más inscripciones se producen.

 

Fernando García, monitor del gimnasio Sportwell Salamanca, explica que entre los meses de enero y febrero es cuando más aumenta la demanda de gimnasios. Se trata de un momento de nuevos propósitos o de inicios de temporada tras el parón de las fiestas navideñas. “Llega gente que nunca ha hecho deporte, gente que lleva mucho tiempo sin hacerlo, estudiantes que dejaron de venir en Navidad…”. A estas personas se les suman aquellos que desean empezar en un nuevo establecimiento o quienes llegan atraídos por suculentas promociones.

En su caso, los estudiantes son un gran porcentaje de usuarios. Desde que se cambió el calendario de exámenes, ese tiempo de demanda se ha alargado hasta el mes de febrero, ya que los jóvenes deben emplear la mayor parte de su tiempo estudiando. “Antes era un boom”, explica García, “ahora es más gradual”.

Las actividades que más se demandan son spinning, zumba y step, tres tipos de clases colectivas monitorizadas para hacer cardio que son famosas por su utilidad para ponerse en forma. Además, se encuentra el área de tonificación, que es la base de todo gimnasio.

Entre las nuevas incorporaciones se pueden encontrar personas que empiezan con objetivos realistas, como comenta el monitor, y otros que suelen dejarlo a corto plazo debido a la decepción de no conseguir los resultados que querían.

El principal consejo de Fernando García para adquirir una rutina deportiva y ser constante es “empezar con cabeza, poco a poco”. Con una hora de gimnasio durante tres días a la semana será suficiente para aquellos que acaban de empezar.

Uno de los errores a la hora de intentar adelgazar es “querer hacer demasiadas cosas en poco tiempo”, además de imponerse objetivos no realistas. Lo más importarte en este sentido es la adaptación, acostumbrar al cuerpo para ir aumentando la intensidad del ejercicio gradualmente. Del mismo modo, no es un objetivo realista querer adelgazar diez kilos en un mes. El monitor aconseja proponerse adelgazar como máximo dos kilos al mes.

Por otro lado, otra de las bases para bajar de peso es la alimentación. El ejercicio por sí solo no es suficiente, siempre hay que complementarlo con una dieta equilibrada. “Ahora es más fácil”, explica Fernando García, “la gente está más receptiva porque no tiene tanta ansia de dulce”. Se trataría de una dieta no muy restrictiva en la que se ingieran todos los tipos de alimentos y no se tenga la sensación de que se están quitando componentes.

En general, los consejos del monitor para poner en forma son bastante sencillos. Lo importante es quemar más calorías de las que se consumen, lo que se logra en parte gracias al ejercicio que se realiza tanto en el gimnasio como fuera de él, y ser constante. Lo mejor para aquellos que tienen pensado comenzar por primera vez es ponerse en contacto con el monitor del establecimiento para sea él quien guíe y explique qué ejercicios son los más indicados y qué es lo que se debe evitar.

Texto: Paula Castro Morán


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba