Economía

El rescate de las autopistas en quiebra costará 1.000 millones al Estado

El Ministerio de Fomento asumirá la gestión de una de las autopistas de peaje en quiebra, la radial R-4 Madrid-Ocaña, a partir del mes de febrero. Se trata de la primera de las medidas del Gobierno para el rescate del servicio y será continuada por otras hasta que se haga con el control de todas las autopistas. El rescate costará 2.00 millones y el estado recuperará, como mucho, mil.

 

Después de que Fomento coja el relevo en la gestión de esta autopista, el rescate continuará en el mes de marzo siguiendo el ritmo de resolución de los procesos de concurso de acreedores.

A través de la sociedad Seittsa, el Ministerio se quedará con el resto de autopistas, que son las demás radiales de Madrid, R-2, R-3 y R-5, la M-12 que une la capital con el aeropuerto de Barajas, la que une Ocaña con La Roda, Cartagena-Vera y la Circunvalación de Alicante. Finalmente, se hará lo mismo con la AP-41 Madrid-Toledo.

El Estado asumirá en todo este proceso unas pérdidas de entre 2.000 millones (lo que espera el Estado según las estimaciones que envió a Bruselas) y 4.500 (lo que calculan los acreedores) en concepto de Responsabilidad Patrimonial de las Administraciones Públicas (RPA).

No obstante, el Gobierno espera recuperar entre 700 y 1.000 millones cuando vuelva a sacar a concurso las autopistas quebradas a final de este mismo año, según fuentes del Ministerio de Fomento. Lo más probable es que vuelvan a caer en manos de las empresas que las llevaron a la ruina.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba