Local

Carmencita, la socia salmantina de Ignacio González

La mujer del expresidente de Madrid montó una sociedad con Carmen Pazos, la dueña del grupo Mis Pollitos, para colocar dinero de origen indeterminado de su marido

La primera vez que UCO de la Guardia Civil detecta a Carmen Pazos en el camino de los hermanos González es en el transcurso de una llamada interceptada en septiembre de 2016 entre Ignacio González y su mujer, Lourdes Cavero en la que ella le comenta que ha estado comiendo con la empresaria salmantina dueña del grupo mis Pollitos.

 

Ahí empezó a andar el proyecto de montar un negocio conjuntamente relacionado con las guarderías. Ambas decidieron constituir una sociedad en noviembre de ese mismo año con un capital social de 3.000 euros.

Posteriormente, se realizaría una ampliación de capital. Mis Pollitos aportaría una parte de las guarderías que ya tenía en funcionamiento y Lourdes Cavero habría conseguido financiación por valor equivalente a la aportación de su socia que aportaría por medio de cuatro o cinco socios inversores.

Ahí surge por primera vez la idea de utilizar “dinero de procedencia indeterminada” en la operación.

Así lo comentaban los hermanos González en la conversación que mantuvieron en el despacho de Ignacio el 24 de noviembre:

Pablo González: Pero a mí [Lourdes] me tiene que contar la operación societaria esa, la que me estás contando tú. La del negocio (risas).

Ignacio González: No, no. La operación societaria es, como montan la sociedad, y entonces como necesitan capitalizar y aportar dinero, ella [Carmen Pazos] aporta la…

PG: Las guarderías y Lourdes quinientos.

IG: Y Lourdes quinientos que es de 4 o 5 accionistas que se van a poner el dinero.

PG: Perfecto. Y ¿cuál es el porcentaje de acciones que se queda?

IG: ¿Lourdes?

PG: Sí.

IG: pues ella yo creo que se va a quedar el 21.

PG: Ni de coña, 21 ni de coña, es mal negocio

————————————————————–

Tras aclarar algunos puntos prosiguen así.

————————————————————-

PG: ¿Cuánto se queda ella y ella aporta el negocio?

IG: ¿Ella, ella? El 21 o 22 (por ciento)

PG: No. Ella, la Carmen esta.

IG: Cuarenta

PG: Cuarenta y 500.000 euros es… o sea que es el sesenta. Quiere decir que estás valorando [la empresa] en algo menos de un millón, eso me encaja un poco más.

IG: Y de eso Lourdes…

PG: … es decir B, liberao, vale, joder… y tal. Los otros son financieros. ¿Y Lourdes qué papel va a tener ahí?

IG: Pues estos se van el primer año, que no sé si lo dijiste tú. O sea, que debe ponerse un sueldo fijo para tener 4.000 euros al mes…

El 16 de diciembre de 2017 se firmó la creación de la sociedad Chickies y la UCO intercepta una conversación entre el matrimonio González. Lourdes Cavero dice a Ignacio González: “Bueno, ya hemos firmao, gordito (…) He traído una botella de champagne aquí, que vamos a brindar las cuatro que estamos aquí [en el notario]”.

Seguidamente, según relata la UCO, Cavero le pasa el teléfono a quien identifica como la nueva socia del expresidente madrileño. “Te voy a dar a Carmencita, ¿vale? Que es tu nueva socia”, tras lo que Ignacio González y Carmen Pazos intercambian impresiones.

Pero esta era la primera fase de la operación diseñada por los González. Una vez constituida la sociedad, había que realizar una ampliación de capital mediante la incorporación de unos socios inversores que ya estaban previstos pero que no entraron en el inicio de la operación. Ellos pondrían esos 500.000 euros en “dinero B, liberao” y se irían transcurrido un año.

El 24 de noviembre se produce la conversación interceptada por la UCO entre los hermanos González en la que cuentan todos estos movimientos, comentan lo del alcalde de Salamanca y las cuatro guarderías que le habría prometido a Carmen Pazos por ser socia de quien es (en el Ayuntamiento aún ni se había hablado de su licitación), y los planes sobre Chickies.

El 13 de enero de 2017 se realizó la ampliación de capital de Chickies por un importe de 800.000 euros. Participaron todos los que tenían algún cargo en la sociedad exceptuando la sobrina de Lourdes Cavero llamada Rocío Bonet y su pareja Guido Vincenzini, que ya participaron con anterioridad en otra operación similar en otra compañía del matrimonio González.

Se crearon 1.200 participaciones sociales valoradas en casi 800.000 euros. Participaciones que se suscribieron del siguiente modo:

Mis Pollitos aportó una rama de su actividad consistente en la “explotación de guarderías en régimen no público” valorada en 400.000 euros a cambio de 599 participaciones sociales valoradas en 393.000 euros.

Las otras 601 participaciones sociales las compraron Lourdes Cavero (que suscribió solo quince por un valor de 10.000 euros) y los siete socios restantes, incluidos sus familiares y allegados.

La mujer de González aportó 3.000 euros para crear la sociedad y otros 10.000 euros en la ampliación de capital. Pese a ello ostentaba el 21% de la sociedad que ya estaba valorada en casi un millón de euros.

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

4 Comments

  1. Pero no pasa nada, todos tranquilos , el alcalde en su trono y la pandilla de mafiosos tomándose el vermút,. Mientras la mayoría? Salmantina ji ji ji ja ja ja.

Deja un comentario

Close