Local

Mañueco y el PP se van de rositas en el ‘caso guarderías’

El fiscal de Salamanca resta credibilidad a las conversaciones grabadas por la UCO en las que se hablaba del presunto amaño de la licitación del contrato

El alcalde de Salamanca y presidente regional del PP, Alfonso Fernández Mañueco, y el propio PP municipal, han conseguido salir airosos de la denuncia de Podemos por el presunto intento de amañar la licitación de las guarderías municipales (7,2 millones de euros en seis años).

 

La Fiscalía de Salamanca ha archivado la denuncia al no “revestir los hechos acreditados carácter delictivo”, así como “por no encontrar fundamentos para el ejercicio de acción alguna”, ni “por la falta de elementos para mantener la perpetración de hechos delictivos”.

Indica que “no resulta acreditada la existencia de ninguna reunión, ni siquiera petición de esta, con ningún representante político del Ayuntamiento de Salamanca a los efectos de conseguir un trato de favor en la concesión del servicio de guarderías municipales“.

El ministerio público salmantino se aferra a que la Fiscalía Anticorrupción decidió no investigar este caso por considerar que “no guardaban relación directa” con esta trama de corrupción en el PP, por lo que remitió a la denuncia de Podemos a la Fiscal Superior de Castilla y león, quien, a su vez, la remitió a la Fiscalía de Salamanca.

El Ministerio Púbico salmantino practicó unas diligencias que consistieron en llamar a declarar a Carmen Pazos, dueña del grupo Mis Pollitos, que se asoció con la mujer de Ignacio González para crear la sociedad Chickies (CARMENCITA), al concejal Enrique Sánchez-Guijo, que fue citado en las conversaciones de los hermanos González, pero de forma colateral, y al procurador de Mañueco para que presentara una serie de documentos sin especificar, en los que, evidentemente, no iban a estar el reconocimiento de las visitas de Lourdes Cavero al Ayuntamiento y a las guarderías meses antes de su licitación ni detalles sobre la presunta conversación con Carmen Pazos en la que el alcalde también presuntamente le habría prometido las guarderías.

El fiscal salmantino afirma que “no se acredita la comisión de ningún hecho delictivo” porque ni siquiera el juzgado de la Audiencia Nacional que lleva el ‘caso Lezo’ “y que tiene conocimiento íntegro de las escuchas telefónicas” haya apreciado indicios de delito en relación al contenido de las grabaciones de a UCO. Unas conversaciones que parece que el fiscal salmantino no ha pedido a la Audiencia Nacional para corroborarlo.

El fiscal salmantino resta credibilidad a las conversaciones de la UCO en las que los hermanos González  hablan de las guarderías municipales de Salamanca, porque “debe tenerse en cuenta que la denuncia se basa en una conversación de un investigado por corrupción, que hace alusión a un testimonio de referencia, por otra parte no muy claro, pues habla de varias personas del Ayuntamiento de Salamanca y que no había sido corroborado por ningún otro dato periférico”.

Sin embargo sí le otorga credibilidad al testimonio que prestó ante él Carmen Pazos, dueña de Mis Pollitos, quien le dijo que “nunca” se entrevistó con Mañueco. Le dijo que ella y su socia no habían visitado las guarderías municipales meses antes de su licitación (en realidad la mujer de Ignacio González dice que las ha visitado ella, sin mencionar a su socia), y que sí estuvieron ambas el 1 de febrero de 2017 en la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura “como una norma de cortesía”, ya que tenía varios contratos pequeños con esa fundación.

Del mismo modo, el fiscal le otorga credibilidad a los documentos que el alcalde le envió a través de su procurador, en los que, obviamente, no iba a incluir nada que le perjudicara y porque sería la primera vez que si se trata de amañar presuntamente un contrato se levantara acta de las reuniones o se dejara constancia en los registros de entrada y salida de las dependencias municipales de los implicados.

El fiscal dice literalmente que “de los diversos documentos unidos a las diligencias de investigación, tanto de secretario del Ayuntamiento como de los técnicos de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes resulta que no consta solicitud alguna para entrevistarse con el alcalde ni con Enrique Sánchez-Guijo,… y que entre el 1 de enero y el 28 de abril de 2017 no se recibió ninguna solicitud de visita por parte de ninguna empresa en relación a las guarderías municipales, ni se realizó ninguna visita relacionada con la contratación del servicio”, en contra de lo que aparece en las grabaciones de la UCO.

El fiscal relata lo que le contó Carmen Pazos sobre su conversación con la concejal de Ganemos, Virginia Carrera, al coincidir con ella en una emisora de radio, “en enero o febrero (de 2017) mucho antes de que se convocara el concurso”, en la que Carrera le habría dicho que “las guarderías iban a salir a concurso e indicándole que saldrían todas juntas, si bien su grupo político quería que salieran separadas”. Aspecto este que aprovechó este viernes Fernando Rodríguez (el concejal que reconocía las anotaciones en B de su puño y letra en la financiación de la campaña electoral del PP de 1999) para pedir la dimisión Carrera por “callar y ocultar” esa conversación.

La portavoz de Ganemos, Virginia Carrera, considera que estas manifestaciones “responden a la falta de transparencia y al miedo que imperan en el PP, que ya no sabe cómo librarse de la etiqueta de corrupto.

Al pedir la dimisión de Carrera basándose en “argumentos absurdos”, el PP trata de “confundir a la ciudadanía para desviar el foco de atención de lo que realmente supone un problema para Salamanca: su amiguismo y corrupción”. Estos argumentos sólo tratan de ensuciar tanto el nombre de Ganemos como el de su portavoz, en un intento “ridículo” de hacer una vez más “una huida hacia delante”.

Agrega que las declaraciones de Rodríguez hacen referencia a la noticia de que la Fiscalía ha desestimado la última denuncia interpuesta con respecto al caso Mis Pollitos. En el escrito aparece, sin aparente lógica o vinculación con el texto completo, el nombre la portavoz de la formación granate. Ganemos dice que este hecho ha sido utilizado por el PP para tratar de “desvirtuar” el nombre de Ganemos y de su portavoz. Para el grupo, además, resulta “absurdo” que el concejal Fernando Rodríguez “sea ahora de quien parta esta acusación infundada, precisamente cuando él mismo ha reconocido la financiación ilegal de su propio partido”, tal y como apunta el concejal de Ganemos Salamanca.

El ministerio público salmantino también reprocha a Podemos que “el grupo político denunciante” del alcalde en este caso, “es a su vez parte acusadora en el caso Lezo”. Y es en este punto en el que Fernando Rodríguez también aprovechó para pedir la dimisión del secretario regional de la formación, que en su día reclamó la de Mañueco por este asunto.

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba