De la sombra a la luzLocalPortada

Una calle de cuento en Salamanca

Es quizá una de las calles más antiguas de la ciudad, está ubicada entre el Mercado Central y la calle de Doña Gonzala Santana

 

Hasta el nombre lo tiene de cuento, no solo su apariencia. La placa dice HovoHambre. Antes, allá por el siglo XVIII fue llamada de Loambre y después de Lobo-Hambre

Es una de las calles más antiguas de la ciudad, estrecha, empinada y con una balconada que sirve de entrada y pequeño puente.

Su nombre, evoca a antiguo, Loambre y más tarde, Lobo-Hambre, para terminar llamándose hoy día, HovoHambre, que según Ignacio Carnicero en su Callejero Histórico de Salamanca, es una de esas vías públicas que “bautiza el pueblo por cualquier circunstancia totalmente desentrañable con transcurso del tiempo”.

Hace unas décadas, debido a que allí se encontraba la Panadería de Marsan era muy concurrida por los salmantinos, porque allí asaban el tostón que se comía, preferentemente, en las fechas navideñas, los más viejos del lugar recuerdan aún las colas que se formaban para recoger la vianda para las celebraciones familiares. Aunque este horno, famoso por sus asados, estaba especializado también en hornazos y pastelería.

Los viandantes que deciden tomar el atajo por HovoHambre desde el Mercado Central, llegan a la calle de Doña Gonzala Santana, donde está la Filmoteca de Castilla y León.

 

 

 

Mostrar más


Noticias relacionadas

Botón volver arriba