Cosas de la vidaSucesos

Piden 4 años de cárcel para uno de los miembros de La Manada

Se le atribuyen delitos de robo con violencia y lesiones leves

Ángel Boza, uno de los miembros de La Manada, podría ir a prisión por el robo de unas gafas de sol en un establecimiento comercial de Sevilla el pasado 1 de agosto, además del atropello a dos vigilantes de seguridad mientras intentaba huir del centro comercial.

 

Los cinco jóvenes que componen La Manada fueron condenados a nueve años de cárcel por abusar sexualmente de una mujer en los Sanfermines de 2016. Actualmente, se encuentran en libertad provisional a la espera de sentencia firme, a excepción de Ángel Boza, quien se encuentra en prisión provisional por estos hechos.

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado para él cuatro años de prisión por delitos de robo con violencia e intimidación y delito leve de lesiones. El fiscal solicita la apertura de un juicio oral en un Juzgado de lo Penal y considera que Boza es «criminalmente responsable». Del mismo modo, el juez Juan Gutiérrez entiende que existen «indicios racionales».

Además, se le impondría una inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo, una multa de 300 euros y una indemnización de 232 euros para uno de los vigilantes.

Según el relato, Boza acudió a El Corte Inglés de la Plaza del Duque de la Victoria de Sevilla en torno a las 19.15 horas del 1 de agosto. Allí «se apoderó, tras arrancar el dispositivo de seguridad que llevaban colocado, de un par de gafas de sol, cuyo precio de venta al público era de 148 euros» con la intención de llevárselas «sin abonar su importe».

Tras dirigirse al parking y montarse en su coche, un vigilante de seguridad le dijo que se detuviera. Ante la situación, Boza aceleró «bruscamente» para huir con las gafas y golpeó al vigilante en la cadera. También golpeó en la mano a otro vigilante mientras se daba a la fuga. Posteriormente, fue la Policía Local de Sevilla quien se encargó de su detención.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba