Local

Dos centros de Salamanca reciben tres de los siete premios Innovacreawork

Estos premios, que gozan de gran participación, ayudan a fomentar la creatividad, el emprendimiento y la autonomía en las aulas.

El IES Martínez Uribarri ha acogido este miércoles la entrega de la 6ª edición de los premios Innovacreawork 2018 organizados por el sindicato Anpe. Estos premios reconocen la labor de numerosos profesores y alumnos de Castilla y León en el seno de un concurso de FP. De los siete premios que se otorgan, tres de ellos han caído en Salamanca este año.

Pilar Gredilla, presidenta regional de Anpe, ha manifestado que “es una satisfacción terrible poder convocar estos premios”, los cuales gozan de una gran participación y respuesta, “fomentando este espíritu emprendedor, que es el objetivo final”.

Los premios Innovacreawork nacieron como consecuencia de un proyecto europeo y a partir de ahí surgió la idea de celebrarlos en Castilla y León año tras año. “Cada vez tenemos más ideas, cada vez tenemos más proyectos, cada año yo creo que son mejores“, señaló la presidenta, “son unas ideas impresionantes”.

Esta es la segunda vez que su entrega tiene lugar en Salamanca y se debe a que el primer premio lo lleva un centro educativo de Salamanca, en este caso el Martínez Uribarri. De los siete premios que se dan, tres recaen este año en dos centros de Salamanca: el 1º y 3º dentro de la categoría de ideas en el Uribarri y el 3º de proyectos en el Fray Luis de León. El 60% de los centros de la provincia han participado.

Se han presentado un total de 100 ideas y 62 proyectos en Castilla y León. Guillermo Bueno, secretario de Formación, señaló la importancia de diferenciar entre ideas y proyectos. Dentro de los proyectos, el primer premio es para un hotel de mascotas; destaca también uno para la defensa de la carne de vacuno autóctona; un restaurante para comer en compañía de tu mascota; y el tercer premio trata sobre cerveza artesanal.

Las ideas, según el secretario, han ido más hacia la vida: crear una parafarmacia en una furgoneta para abastecer a los pueblos, un tanatorio que se encargue de todos los trámites y un tipo de chocolate que se corta con un cuchillo de plástico para que los niños se hagan sus propias meriendas sin cortarse.

Esta iniciativa, como señaló la presidenta, “fomenta la creatividad, la autonomía, el trabajo en equipo… Les va a preparar para enfrentarse a la vida, que es el objetivo que tenemos los docentes: no solo enseñar a nuestros alumnos, sino educar, prepararlos para que, cuando salgan de nuestros centros, tengan unos recursos que les permita tener esa autonomía”.

Ángel Morín, secretario provincial de Educación de Salamanca, subrayó que este tipo de prácticas ayudan a fomentar en los alumnos “el espíritu emprendedor, que es una de las competencias clave”.

 

Mostrar más


Noticias relacionadas

Botón volver arriba