LocalPortada

El comercio recela del carril bici de Alfonso de Castro

Hace unas semanas que concluyeron las obras del carril bici en Alfonso de Castro y en este tiempo los pequeños comercios han visto descender sus ventas, como sus clientes se han caído y los repartidores han tenido problemas para dejar la mercancía

 

El comercio de la calle de Alfonso de Castro está muy molesto por la construcción del carril bici cuyas obras concluyeron hace unos semanas.

Durante estos días, han visto como ha bajado la afluencia de público, se han caído varios clientes y hasta los repartidores y suministradores han tenido problemas para descargar su mercancía debido, entre otros motivos, a la eliminación de un carril, por lo que no pueden aparcar y «cuando lo hacen, multa. Si paras en doble fila, 100€ y si estás en el carril bici, 200€», explica uno de los comerciantes.

Dos carriles para los coches y uno para el carril bici, en Alfonso de Castro.

Es una calle con una gran afluencia de tráfico y «han quitado un carril y medio para los coches. Además, al final, en el cruce con la avenida de Portugal, donde se ensanchan y se convierte en dos, si vas con la furgoneta o el camión pequeño, no puedes girar porque no hay sitio, te tienes que colocar en mitad de la calle para poder girar. Nos parece que ha habido poca previsión», matizan.

La opinión generalizada es que no han tenido información. «Nadie nos ha pedido nuestra opinión. Nosotros escuchamos las quejas todos los días de los vecinos y opinan igual que nosotros. El carril bici no ha gustado a nadie», puntualizan.

En estas semanas, han visto como se han caído varias personas en la calle. «Incluso ha tenido que venir la ambulancia». Explican cómo ha sido: «Normalmente, miras a un lado de la calle, si no vienen coches, cruzas y no se han dado cuenta que en el carril bici hay como pequeños bolardos con los que se tropiezan y se caen».

Los bolardos con los que se tropiezan vecinos y repartidores.

Lo mismo le ocurrió a un repartidor de refrescos, que no se dio cuenta de los bolardos y derramó las cajas con las botellas por toda la calle.

Pero, sin duda la queja más generalizada es que no tienen sitio para descargar la mercancía y por otro lado, para que los clientes paren un momento a recoger los encargos, «por lo que mermará la afluencia de público y esta calle tiene mucho, tanto de coches, como de peatones».

Les preguntamos si ven pasar bicicletas. «No, ni cinco a la semana». Ellos piensan que cuando tenga continuidad el carril, habrá más movimiento de bicicletas, pero ahora lo que ven, «es que van por la acera, tanto las pocas bicicletas como los patinetes, no por el carril».

¿A quién cree que beneficia el carril bici?
Quizá a los de las terrazas, que no tendrán los coches tan encima cuando las monten.

Y finalizan con una queja que es a la vez un ruego: «En vez de facilitar las cosas al comercio de barrio, nos ponen impedimentos».

La calza de Alfonso de Castro, con un carril que en el cruce de la avenida de Portugal se convierte en dos.

Noticias relacionadas

3 comentarios

  1. Qué no digan que no ha gustado a nadie, porque a mí me ha encantado. Ójala se prolongara y conecatara con la Alamendillla y con el centro

  2. Esto es una opinión Personal y poca visión comercial y de futuro, yo seré uno de esos cinco que pasan por allí en bicicleta o a pie, lo único que tenga razón es que hay que dejar más zona de cargua y descarga.
    Por mi parte enhorabuena por esta Reforma y que se amplía el carril bicicleta y las zonas peatonales por toda la ciudad.

  3. Era totalmente innecesario poner carril bici en esta calle. Con dos carriles había ya problemas de circulación pues ahora más todavía con uno solo. Y no contentos con quitar un carril de circulación sino que quitan sitios de aparcamiento. ¿Cómo pretende nuestro Excmo. Ayto de Salamanca paliar la falta de plazas de aparcamiento?

Deja un comentario

Botón volver arriba