LocalPortadaSucesos

5 años de prisión por agredir al guardia civil que lo detuvo un año antes

En Carbajosa

La Audiencia Provincial de Salamanca ha condenado a Manuel Bernabé Iglesias García como autor responsable criminalmente de un delito de lesiones y de un delito de atentado a la pena de 5 años de prisión por agredir a un guardia civil que levantó un atestado contra él que acabó en condena.

 

Además, deberá indemnizar al agente con 35.000 euros en concepto de responsabilidad civil por daños materiales y morales.

El tribunal considera probado que Manuel Bernabé Iglesias García, con antecedentes por delitos contra la seguridad vial, dos de atentado, por estafa, por conducción sin carnet, a las 20:15 horas del día 27 de junio de 2.016 se encontraba en el bar Brugel de Carbajosa de la Sagrada.

Se acercó a la barra del bar donde se encontraba, entre otros el agente de la Guardia civil en activo y con destino en el puesto de Galinduste, que en ese momento estaba fuera de servicio.

Manuel Bernabé lo reconoció y le estampó un vaso en la cara.

Fue su forma de vengarse por la actuación del guardia civil un año antes. En agosto de 2.015 una patrulla de la Guardia Civil, entre los que se encontraba la víctima, estaban realizando un control en el acceso a Carbajosa en el marco de las fiestas patronales de la localidad, cuando un hombre en ciclomotor se les acercaba.

Al ver el control, el hombre, que era Iglesias, dio la vuelta para eludir a los agentes. La Guardia Civil le persiguió por la zona del Polígono de los Montalvos hasta que dieron con él y lo detuvieron.

Un año más tarde, en junio de 2016, ambos se encontraron en un bar de Carbajosa para ver el partido de la Selección Española contra Italia. En un momento dado, el acusado reparó en la presencia del demandante y le preguntó a sus conocidos quién era, diciendo que le sonaba su cara. Ellos le explicaron que se trataba de un amigo que era un guardia civil de Alba de Tormes.

Fue entonces cuando M.B.I.G. se le acercó y le preguntó personalmente de qué le sonaba su cara. La víctima le explicó que le recordaba del incidente del año anterior con la motocicleta. Un instante más tarde, el agresor profirió a la víctima un duro golpe en el rostro con la copa de bebida en la mano, haciendo estallar los cristales contra la cara del agente.

Le ocasionó lesiones consistentes en heridas que precisaron 50 puntos de sutura internos y externos, así como tratamiento psicoterapéutico y que tardaron en curar 82 días incapacitantes restándole como secuela cicatriz en hemicara valorada en 7 puntos.

El acusado permaneció en situación de prisión preventiva desde el día 28 de junio hasta el 11 de noviembre de 2.016.

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba