LocalPortada

Isabel Gemio llena de seguidores el Liceo de Salamanca

Para conocer su experiencia vital familiar que ha marcado su vida

Isabel Gemio lleno este lunes el patio de butacas del teatro Liceo  con sus seguidores radiofónicos, que querían verla en persona y conocer en primera persona su experiencia vital familiar que le ha marcado, reflejada en el libro, Mi hijo, mi maestro.

  

La periodista Isabel Gemio se presentó en Salamanca como una madre que cuenta con sinceridad cómo se vive cada día con un mal cruel, injusto e incontrolable; y un hijo que, a pesar de estar condenado a una «quietud de hierro», no pierde la paciencia ni se rebela contra el mundo, sino que sigue adelante con su mente libre y tira con alegría de todo su entorno.

Al desgarrador testimonio de Isabel Gemio se unen otras voces de madres con historias similares y de especialistas que ayudan a comprender una realidad, de por sí difícil, que es preciso combatir con fuerza y, sobre todo, con mucho amor.

La publicación de este libro también coincide con el décimo aniversario de la creación, por parte de la autora,de la Fundación que lleva su nombre y que se dedica a la investigación de distrofias musculares y otras enfermedades poco frecuentes.

El patio de butacas, lleno.

Tal como explica Isabel Gemio en este libro, “el rumbo de mi vida cambió definitivamente cuando el 22 de septiembre me comunicaron el diagnóstico de la enfermedad de Gustavo, mi primer hijo, que el 30 de octubre cumpliría dos años. Pero el azar o el amor quisieron que no estuviera sola para recorrer aquel camino complicado y confuso. Estaba embarazada de cinco meses. En mi vientre estaba Diego cuando me dieron el diagnóstico. Me resulta difícil trasladar con palabras las sensaciones que llegué a sentir sabiéndome embarazada ante el cúmulo de acontecimientos que sucedían en mi vida. El yin y el yang, dos energías opuestas que se necesitan y se complementan, definirían mi vida futura. Mi dolor era tan hondo que me preocupaba cómo este repercutiría en mi bebé”.

Su intervención comenzó con un recuerdo a su paso por el programa matinal de los fines de semana en Onda Cero, que presentó durante una década y que contaba con una audiencia de un millón de oyentes.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba