Castilla y León

Nueve vecinos y su lucha titánica por salvar el patrimonio

Los nueve últimos habitantes de la localidad, capitaneados por su alcalde llevan más de un año luchando por preservar el retablo de su iglesia

 

Los nueve vecinos de Quintanilla de Riofresno (Burgos), capitaneados por su alcalde, pelean por restaurar el Retablo Mayor, a la que se ha unido Hispania Nostra        

 

Noelia Mariscal/ ICAL. El pequeño pueblo de Quintanilla de Riofresno, ubicado en la provincia burgalesa, es noticia debido a la lucha de sus vecinos y de su alcalde por restaurar y preservar el Retablo Mayor de la Iglesia de San Román. La Asociación Hispania Nostra, inició el pasado 29 de enero una campaña de crowdfunding para recaudar dinero para restaurar esta obra de 1575.

Los nueve últimos habitantes de la localidad, capitaneados por su alcalde, Roberto Castro González, llevan más de un año luchando por preservar el retablo de su iglesia, que cumplirá 444 años este 2019. Para su restauración se necesita un total de 30.000 euros, de los cuales el pueblo ha conseguido recaudar unos 15.000 con las aportaciones de vecinos, familiares, amigos y conocidos, así como con la venta de lotería o diversas campañas promovidas por ellos.

Ahora, gracias a la colaboración de Hispania Nostra, se ha creado una campaña de crowdfunding a través de Internet, por la cual todo aquel interesado puede participar. Esta campaña, que se inició el pasado 29 de marzo, ya ha logrado el apoyo de más de 130 participantes y se espera que este número crezca antes del fin de campaña, el próximo 10 de marzo.

Ricardo Ordóñez / ICAL Retablo de la iglesia de Quintanilla de Riofresno

Una tarea ‘titánica’

Una iniciativa que comenzó Roberto Castro, el alcalde de este pequeño pueblo burgalés, el cual sabe de restauración y se dio cuenta hace algo más de un año, que el retablo de la iglesia necesitaría una ayuda o sino se perdería. De esta forma, su primera acción fue hablar con los vecinos y convencerles de que hicieran una donación. “Les vendimos las idea de que con 150 euros que nos dieran, les devolvía hacienda el 75 por ciento”, cuenta Castro, y consiguiendo así la colaboración de los vecinos que se prestaron a salvar su retablo.

La venta de más de 1.000 papeletas de lotería, así como el sorteo de un belén de Playmobil fueron ideas clave también para conseguir recaudar más fondos, y de esta forma llegaron a los 15.000 euros, una cifra muy importante lograda con el sacrificio y empeño de los vecinos de Quintanilla de Riofresno, y en especial de su alcalde. Durante este periodo, contaron también con la ayuda de algunas empresas, como Gonvarri Burgos, o conocidos que se interesaban por la causa y querían aportar su granito de arena.

Posteriormente, la asociación Hispania Nostra se puso en contacto con lo vecinos y se inició la campaña de crowdfunding, con la que esperan llegar al objetivo propuesto de 15.000 euros. La coordinadora general de Hispania Nostra, Bárbara Cordero, asegura que la restauración de este retablo “es un proyecto muy bonito”, y destaca lo activo que son tanto los vecinos como su alcalde.

En este sentido, afirma que desde Hispania Nostra consideran que deben “apostar por la participación ciudadana”, y este proyecto es un ejemplo de ello. “España tiene muchísimo patrimonio, y el patrimonio lo salvaremos entre todos”, afirma, “no es solamente algo del o que deba ocuparse la administración, sino que es una responsabilidad de todos”, asevera.

Por su parte, el párroco de la Iglesia de San Román, Leoncio González Urbán, afirma que “la gente del pueblo está muy ilusionada con restaurar y recuperar un poquito del retablo”. Asimismo, destaca la importancia de preservar la historia de cada pueblo, “es una manera de conservarlo para generaciones futuras”, señala, y a la vez “está siendo una manera de juntar al pueblo y tomar conciencia de todo lo que hay allí en el pueblo”, añade. En este sentido, Leoncio explica que “al fin y al cabo los que disfrutan del patrimonio son ellos, los vecinos”.

Un retablo, que pese a ser pocos vecinos, lo disfrutan todos y eso es el motivo principal que ha llevado a los nueve habitantes de esta pequeña zona burgalesa a donar dinero y a trabajar por lograrlo. “Esto es de nuestro pueblo”, afirma una Adelina Marques, vecina del pueblo, “es una pena que se pierda porque es lo único que tenemos aquí de cultura”. Por su parte, Alfredo Núñez, otro de los vecinos de la zona, asegura que no importa el tiempo que se tarde en lograr arreglarlo, “ya puestos a mucho que nos cueste hay que conseguirlo”, señala.

Castro asegura que no exigen nada a nadie, pero que cualquier ayuda es bienvenida. Él fue quien inició este camino que ha ido cogiendo fuerza con el tiempo, y cuyo principal objetivo es evitar que se pierda parte del legado de este pequeño pueblo burgalés, “es nuestra joya”, concluye el alcalde.

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba