Castilla y León

La lucha contra la despoblación centra el programa del PSOE para CyL

Tudanca presenta su plan de gobierno

El secretario general del PSOE de Castilla y León y candidato a la Presidencia de la Junta, Luis Tudanca, fijó este sábado el desafío demográfico como el “principio rector” de las políticas públicas que los socialistas pretenden poner en marcha en el caso de gobernar en la Junta de Castilla y León, con el objetivo de que los ciudadanos puedan trabajar y vivir en “una tierra de oportunidades” y que la Comunidad deje de ser “campeona de la España vaciada”. Así lo dijo durante la presentación del programa de Gobierno que tuvo lugar este mediodía en la plaza de las Cortes de Valladolid, donde desgranó un centenar de compromisos principales que componen un programa “ambicioso y coherente”.

 

Tudanda dijo ser consciente de la importancia que tienen las próximas elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo, y comprometió para Castilla y León un Gobierno “decente, transparente y cercano” en el que dar un giro a las políticas que se han venido desarrollando hasta el momento porque “las recetas de siempre no han funcionado”, estimó.

Aunque reconoció que las previsiones “no son halagüeñas”, se mostró convencido de que se está viviendo “una situación de emergencia demográfica” que es necesario abordar “de forma urgente y decidida”, y aunque estimó que “no habrá milagros” porque se tenía que haber trabajado “hace tiempo” para frenar esta despoblación y la marcha de ciudadanos de la Comunidad, los socialistas dijeron no resignarse ante este fenómeno.

El líder de los socialistas en Castilla y León explicó que las propuestas contempladas han sido fruto de las aportaciones que “durante muchos años” han trasladado colectivos y organizaciones a quienes se quiere dar respuesta. Ello ha permitido elaborar un programa “desde la responsabilidad de saberse alternativa” y que contempla un centenar de compromisos principales porque el PSOE “está preparado para gobernar y colocar a Castilla y León en la senda de futuro”.

“Un Gobierno en esta tierra tiene que construirse desde abajo y tender la mano a gobernar para todos, y buscar consensos”, declaró Tudanca, quien insistió en la necesidad de “arreglar muchas cosas que no funcionan” pero, al mismo tiempo, de “proteger lo que funciona bien”. De ahí que comprometiera la protección y defensa del Diálogo Social como “herramienta útil” para los avances sociales y económicos en la Comunidad.

Con todo ello, el programa propuesto por los socialistas incluye, en materia de población y territorio, la creación de una Vicepresidencia para el Reto Demográfico para abordar “de forma transversal y coordinada” las actuaciones de la Junta en esta materia y la interlocución directa con el resto de administraciones y organismos implicados. También se plantea que todas las actuaciones previstas cuenten con un informe previo que evalúe el impacto en la lucha contra la despoblación.

En esta materia también se recoge un Plan de retorno del talento, para minimizar los gastos asociados al traslado del domicilio habitual desde el extranjero hasta Castilla y León, con una subvención de hasta 3.000 euros, entre otras; cobertura universal de acceso a internet o el desarrollo de un Observatorio de Ordenación del Territorio.

Igualmente se plantea el impulso de una Ley autonómica de Desarrollo Rural Sostenible; medidas para la simplificación adminsitrativa; una Ley de Prevención, Extinción, Investigación y Reforestación de incendios forestales; o una nueva Ley de Caza “redactada con el consenso y participación de todos” con el fin de “dar seguridad jurídica y hacer sostenible la actividad”, explicó Tudanca. Ente las propuestas, aludió al diseño de un Plan autonómico de carreteras y un Plan de Servicios Ferroviarios de Interés para Castilla y León, así como un Plan estratégico de movilidad que permita la “potenciación” del transporte a la demanda.

En materia de igualdad y políticas sociales, el PSCyL plantea el blindaje en el Estatuto de Autonomía de un ‘suelo social’ de inversión social equivalente, al menos al 12 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) que vincule la inversión en políticas sociales al crecimiento de la Comunidad y así proteger “que nadie toque lo más preciado de los ciudadanos, que es el Estado del bienestar”. El eje de todas las políticas será “la igualdad”, y por ello esta materia dependerá del presidente de la Junta, propuso Tudanca, quien también puso sobre la mesa el impulso de una nueva Ley de medidas de apoyo a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, o de una Ley para la eliminación de la brecha salarial de género y laboral, así como la regulación de la atención integran a víctimas de violencia de género, con un incremento de recursos en la materia de hasta un 45 por ciento.

Servicios sociales

En materia de servicios públicos, para Tudanca lo que resulta “más urgente” es la recuperación de la sanidad pública, con el compromiso de “relanzar” la Atención Primaria mediante el incremento de los recursos presupuestarios hasta un 25 por ciento del gasto público sanitario; fortalecer la atención en urgencias; la recuperación de la gestión plenamente pública del Hospital de Burgos; o una Ley de garantías de los usuarios del sistema público de salud con tiempos máximos de espera en la atención sanitaria hospitalaria.

En materia educativa, los socialistas pretenden defender la escuela pública universal, gratuita y laica, convencidos de que la educación “es una inversión que garantiza la igualdad de oportunidades” y así favorecer que los ciudadanos “lleguen tan lejos como les permita su esfuerzo y no la cuenta corriente de sus padres”. De ahí que entre las propuestas socialistas se encuentre la garantía por ley de la gratuidad de los libros de texto en la educación obligatoria; un plan estratégico de implantación y extensión del bilingüismo; el blindaje por ley de las tasas universitarias para que no estén por encima de la media nacional; o la apertura de los comedores escolares en los meses de verano.

Por otro lado, el candidato socialista a la Presidencia de la Junta también se refirió a la desigualdad como “una prioridad”, para lo que propuso la creación de la figura del Defensor de los Derechos Sociales, de la Familia y el Menor; la ampliación de la teleasistencia; la creación de 2.000 nuevas plazas residenciales en la legislatura para personas en situación de dependencia y mayores; la promoción de un parque público de viviendas colaborativas, entre otras. Desde el PSCyL se propuso también la creación de un censo de víctimas de la guerra civil y la represión franquista en Castilla y León, con la configuración de un mapa de fosas comunes en la Comunidad, y la creación de un banco de ADN de los familiares de las víctimas para facilitar la identificación de los restos aún pendientes.

Modelo económico

Aunque reconoció que Castilla y León “ha avanzado mucho”, Tudanca estimó que la Comunidad “se ha quedado atrás”, por lo que abogó por un desarrollo “equilibrado” y por ser “más ambiciosos” e ir “a la vanguardia de un modelo económico para el siglo XXI”, de apuesta por la ciencia, por la innovación y la digitalización. “Hay que potenciar sectores vitales, pero también potenciar otros nuevos en los que hay mucho que ganar”, avanzó.

En este ámbito, las propuestas del PSOE se encaminan a la activación de políticas activas de empleo, la puesta en marcha de una unidad administrativa de lucha contra la discriminación laboral o un plan de choque para el empleo de los colectivos vulnerables. También se contemplan bonificaciones fiscales para los autónomos, el impulso de un programa de relevo generacional o el desarrollo de la Ley Agraria para proteger a los productores profesionales.

En lo que a la agricultura y la ganadería se refiere, Tudanca comprometió la culminación de la modernización de los regadíos y la lucha “de forma exigente e incansable” por una Política Agraria Común (PAC) que tenga, al menos, el mismo presupuesto que la actual, con un modelo basado en los profesionales. De la misma manera, otro de los planteamientos contempla el incremento de la inversión en I+D+i hasta alcanzar el tres por ciento del PIB a lo largo de la legislatura; o una fiscalidad autonómica que favorezca la inversión industrial

La minería también tiene cabida entre las propuestas socialistas, con un plan de reindustrialización con las empresas eléctricas que abandonen el consumo del carbón, asegurando el mantenimiento de empleo en aquellas zonas en las que cierran las térmicas. Tudanca también comprometió la restauración de antiguas zonas afectadas por la minería como nicho de empleo, mediante el desarrollo de programas de restauración específicos en los territorios degradados.

Administración pública

Tudanca no olvidó la necesidad de “devolver el prestigio a las instituciones” de manera que se recupere la participación de la ciudadanía en las políticas públicas. Entre las propuestas socialistas en esta materia contemplan la aprobación de un nuevo catálogo de puestos de trabajo “negociado”; la recuperación de la jornada de 35 horas semanales para los empleados públicos; la limitación de los mandatos a un máximo de ocho años para el presidente y miembros del Gobierno autonómico y Presidencia de las Cortes; la eliminación de los aforamientos de los procuradores y de los miembros del Gobierno de la junta; la creación de una Oficina Anticorrupción “para limpiar esta Comunidad”; o reservar parte de los presupuestos del Ejecutivo autonómico para que sean elegidos “de forma participativa”.

Para finalizar, consideró que estas propuestas, que son “algunas de las medidas que contiene el programa de Gobierno” son “una apuesta decidida” por Castilla y León y por su defensa “por encima de cualquier otra cosa”. Por ello, el líder de los socialistas tendió la mano a “todos los que quieran cambiar la Comunidad” con el fin de “hacerla mejor” y hacerlo “con humildad y trabajo duro” porque queda “mucho por hacer”, aunque estimó que “el reto merece la pena”, sentenció.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba