Opinión

¡Fiesta!

 

No puedo no sumarme. Habituados ya al veranito, el asuetito, la celebracioncita, la copita, la verbenita, ¿qué tal una tirita? Nosotros, digamos miembros de esta honorable sociedad que fomenta la tradición, con especial hincapié en lo relativo al festejo, no solo nos dejamos llevar sino que participamos activamente en estos jocosos días de colorido y dispar uniforme con personas puestas por dentro. ¿Qué más se puede pedir? ¿Qué es lo que no puede faltar? ¿Qué es lo que hace que una fiesta sea una fiesta como Dios manda? Seguro que lo tienes en la punta de la lengua.

 

Eso que hace de nuestra geografía algo absolutamente diferente. Venga, vas bien. No puedes equivocarte. Sol, playa, flamenco, paella y… ¿Aún no? Si es muuuuu fácil…

Pista por si andas con dúbitas. Eso que no puede faltar en el juego del engaño para que el clientelar receptor entre al trapo (pistaza). ¿No? Que sí humano mío, que lo sabes de sobra, seguro que eres increíblemente hábil en su uso para enlazar ciertos movimientos tan más o menos estéticos como absurdos…

Ey, ey, ey, si estás pensando en carreras, encierros o demás diversiones a las que son invitados de manera obligatoriamente voluntaria bichos que son internacionalmente reconocidos por su compleja forma de vivir a lo suyo y mirar al tren, gustoso te confirmo que éste no es el foro. Corre a buscar en la sección de programas de fiestas populares. Aquí no trabajamos ese producto.

Lo intento de otra manera por si acaso, porque nunca se sabe ¿o no? Esto… ¿Qué te iba a decir? Mira, bueno, no sé si me sigues. Ése es el tema, así en plan de tal. Y que no es porque yo lo diga ni por decir algo. Madre mía, es que…

Vamos, no sé, yo creo que está más o menos claro, que o sí o no, luego ya depende porque cada uno es de su padre y de su madre y evidentemente habrá a quien le parezca bien y a quien le parezca mal, que no digo yo ni lo uno ni lo otro, pero qué le vamos a hacer, las cosas son como son, ya me gustaría a mí que fueran de otra manera, pero como yo no mando…

Me pasa a veces, no sé si yo me estoy explicando mal y tal o eres tú quien no me entiende. Qué también es verdad que una cosa es lo que yo digo y otra lo que yo hago, que no soy quién para decirte nada, oye (lee), que ya tienes una edad. Estando de acuerdo, eso sí, en que las cosas ya no son como las de antes. Ni los inviernos siquiera, entonces sí que hacía frío aunque ya se sabe, que en ésta época los días ya se van conociendo.

Como conclusión, bueno, bien, ea, pues nada, en fin. ¿Qué quieres que te diga? Imagínate tú. Habrá que ir marchando ya que esta gente querrá descansar.

Muletillas… Ay Señor

Moveyourself. 

Más información, aquí



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba