Jesús Málaga

La Fundación Salamanca

JESÚS MÁLAGA: ‘Desde el balcón de la Plaza Mayor’ (Memorias de un alcalde)

El Ayuntamiento, la Universidad y la Diputación crearon la Fundación Salamanca, FS. Logró traer, entre otras cosas, a la ciudad la Universidad Iberoamericana de Postgrado, la Sección de Ciencias de la Organización de Estados Iberoamericanos y el Fondo Bibliográfico de aquella institución. Para esta última, el Ayuntamiento aportó la Torre del Clavero, que había quedado vacía al trasladarse el Museo de Historia de la Ciudad al Palacio del Obispo. Para dar acomodo a la Universidad Iberoamericana de Posgrado el Ayuntamiento y la Diputación cedieron la ya rehabilitada Torre de Abrantes.

La Fundación Salamanca se ubicó en la Casa de las Viejas. Nació con la intención de conseguir para Salamanca la nominación de Ciudad Europea de la Cultura en 1992 y de transformar el Barrio Antiguo en un gran centro universitario.

La Fundación Salamanca se constituyó solemnemente a primeros de marzo de 1987 pero, una vez más, fue un intento fallido para hacer de Salamanca el referente cultural y educativo de Castilla y León y uno de los más destacados de España. La FS actuaba también en asuntos internacionales, turísticos, urbanísticos e industriales de la ciudad y provincia.

En cuanto al ámbito de actuación urbanística, la FS trabajó en acciones de compra, permutas y rehabilitaciones de edificios singulares para destinarlos a usos previamente programados por la Fundación. Las actuaciones universitarias fueron muchas, especialmente la celebración en nuestra ciudad de cursos internacionales y culturales. Otro de sus objetivos fue dotar a Salamanca de un palacio de congresos y la puesta en marcha de la Casa de las Américas.

La Fundación Salamanca fue torpedeada desde fuera, pero también desde dentro. Aunque la mayoría de sus propuestas llegaron a ser realidad, su supervivencia, animada de gran vitalidad, y posterior fracaso sumió en cierta desesperanza a los muchos salmantinos que creímos en ella.

También en 1987, en abril para más señas, el pleno municipal se opuso al plan de Enresa para las Arribes. La Empresa Nacional de Residuos quiso realizar una instalación piloto experimental en esa comarca salmantina. La decisión del Ayuntamiento se tomó por unanimidad de sus miembros, al igual que lo fue en su día la oposición del Consistorio salmantino a la construcción de la planta de enriquecimiento de uranio en el término municipal de Juzbado.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba