Castilla y León

CSIF afirma que los empleados públicos recordarán a Igea por su “prepotencia, desprecio»

Expresa su “indignación” y “total rechazo” ante "el desprecio con el que ha tratado a los sindicatos"

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) advirtió este jueves al portavoz de la Junta, Fransico Igea, que los empleados públicos de Castilla y León le recordarán por su “prepotencia, desprecio, irresponsabilidad y su poca altura política, como cabría esperar de un vicepresidente de la Junta, al negar el acuerdo que se firmó en mayo con el Gobierno regional -y presumir además de ello-, desprestigiando la institución y lo que representa”.

 

El Consejo Autonómico de CSIF en Castilla y León mostró su “indignación” y “total rechazo” a las palabras y acusaciones de Francisco Igea de hoy, «por el desprecio con el que ha tratado a los sindicatos, por ejercer su derecho a la huelga y a la defensa de los derechos de los trabajadores de la Junta».

CSIF recuerda que es la primera formación sindical con representación en Función Pública de la Junta de Castilla y León, y «no va a permitir al vicepresidente Igea su falta de respeto, cuando lo que está ocurriendo es consecuencia de su irresponsabilidad y actitud, por no querer reconocer y aceptar el acuerdo que se firmó en mayo, entre los sindicatos y la Junta de Castilla y León, a la que él representa».

El sindicato independiente no entiende la reacción de Igea, si cree que la huelga ha sido un fracaso. “El que tiene que reflexionar es el propio Igea, porque va por mal camino”, advierte CSIF. Respecto al seguimiento de la huelga, CSIF recuerda que el 54 por ciento de los 85.000 empleados públicos de la Junta no pudieron hacer huelga, por estar incluidos en los abusivos servicios mínimos impuestos por la Junta».

En numerosos servicios se establecieron servicios públicos «con más trabajadores que los que hay en un día o en un turno normal», lamentó CSIF, que añadió que «a Igea, lo que le molesta, es que ha habido un mayor seguimiento de lo que él esperaba, y que la exigencia de las 35 horas -entre los empleados públicos- es un clamor, además de un incumplimiento descarado e intolerable del acuerdo existente». CSIF insistió en que el seguimiento ha estado cercano al 60 por ciento de los trabajadores que podían secundarla.

Respecto a las alusiones que Igea hizo sobre los representantes sindicales liberados, en el sentido de que no han solicitado el descuento salarial por secundar la huelga, el presidente de CSIF Castilla y León, Carlos Hernando, invitó al vicepresidente de Ciudadanos a que compruebe el listado de todos los liberados de CSIF, que sí han solicitado el descuento de salario que le corresponde.

CSIF insistió en que «ya vale de mentiras, porque Igea sabe que con la última propuesta que han hecho no se asegura que la aplicación de las 35 horas se haga el 31 de marzo; denunciando que el vicepresidente está confundiendo y engañando a la opinión pública».

La organización recalcó que va a seguir defendiendo su responsabilidad sindical ante los trabajadores de la Junta, y pidió a Igea que «cambie» de actitud ante sus empleados públicos. Carlos Hernando afirmó que el vicepresidente Igea “no va a dar a CSIF lecciones de independencia, porque está en nuestro ADN, es uno de los pilares de nuestra organización”.

Finalmente, pidió a Igea que «no desvíe la atención, y no acuse a los sindicatos de politización, porque “llevamos desde el pasado mes de septiembre pidiendo el cumplimiento del acuerdo de las 35 horas, muchos meses antes de que se convocaran las elecciones de este domingo 10”.

Lo que dijo Igea

La Junta de Castilla y León calificó este jueves de “completo fracaso” la huelga general convocada ayer por CCOO, UGT y CSIF para reclamar las 35 horas en la Administración de la Comunidad al considerar que “se han dado de bruces con la realidad” de los datos, por lo que pide a los convocantes un “análisis sensato” y una reflexión sobre si hubo interés público o primó la cercanía de las elecciones.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el vicepresidente y portavoz, Francisco Igea, respondió a los sindicatos, que han cuestionado el dato dado por la Junta de repercusión de la jornada, que si tienen otros que presenten los números, y mantuvo que solo un 4,51 por ciento secundó el paro, en total 2.916, de ellos 600 liberados sindicales- de los 64.680 efectivos.

“La huelga ha sido un completo fracaso”, valoró el vicepresidente y portavoz, que elogió la responsabilidad de servicio público de los empleados que no pararon, aunque reconoció que ello no quiere decir que estén en todo de acuerdo con la Junta, a la vez que expresó la disposición a negociar y que no se les torcerá su “voluntad” de reconocer los derechos de los empleados públicos y mejorar la calidad de los servicios, con independencia de “silbidos o acosos”.

Igea manifestó que los sindicatos podían haber aceptado la oferta de la Junta para volver a la jornada de las 35 horas a partir del 31 de marzo de 2020, que ha sido rechazada, y estimó que serán ellos los que tengan que explicar por qué han mantenido la huelga cuando la diferencia entre ambas propuestas es de tres meses.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba