Opinión

Pensiones al vino de Marcos de Quinto

 

El responsable económico de Ciudadanos en el Congreso tras descorchar otra ilustre botella de vino de trescientos euros ha pontificado  sobre el devenir de las pensiones futuras.

Su ocurrencia, no es nueva, lleva tiempo circulando por los círculos concéntricos del poder económico y mediático, consiste en fomentar el enfrentamiento entre generaciones, la lucha de clases se reconvierte en lucha intergeneracional, donde se acusa a los mayores de comerse el futuro de las nuevas generaciones. Refiere que la juventud actual está pagando unas pensiones a sus mayores que ella no disfrutará, lo que otros economistas de su cuerda han llamado la estafa piramidal del sistema público de pensiones, cien años de estafa piramidal y nadie se ha dado cuenta hasta ahora..

Acaba su disertación con otra «innovadora» medida encaminada a solucionar el problema de las pensiones, esta es rebajar las cotizaciones sociales que aportan las empresas. Por supuesto, no se puede esperar menos del sofisticado paladar de este ilustre personaje que considera que subir las pensiones con arreglo al IPC real es algo que se ha «mitificado», apuesta por fórmulas más refinadas, más exclusivas que contengan una mezcla más variada de factores que encanten el peculiar paladar de los mercados.

El expresidente de Coca-Cola Iberia olvida lo importante, la lucha de clases ni tiene fronteras, ni tiene edad. La clase trabajadora nace, se educa, trabaja y luego es pensionista, pero siempre es la misma clase, no se parcela por edades, es la vida, es el ciclo vital. Su lógica economicista del mundo y de las personas como material de mercado, como negocio, es un peligro público que solo busca alimentar, aún más, la insufrible desigualdad existente, pero de esta el señor de Quinto nada dice, su clase quiere que siga siendo la clase intocable y que la plebe se pelee para su deleite.

Lo que plantea Marcos de Quinto es igualarnos a la baja, generalizar la miseria. Lo que reivindica nuestra plataforma es todo lo contrario, salarios dignos, condiciones laborales estables  para las nuevas generaciones y para las actuales. Y hay recursos, mal repartidos, pero existen, tan solo hay que mirar donde se encuentran aplicar las retenciones correspondientes y que se utilicen para pagar pensiones, educación, sanidad, cuidados…

De esto nada dice el señor de Quinto, para la gente de su clase los recursos que se reparten son recursos perdidos, los que valen son los que se acumulan.

El carísimo vino que paladea Marcos de Quinto es de ínfima calidad, solo destila mala leche.

Por: Santiago H. C.  Miembro de la portavocia de la Plataforma de Yayogaitas Salamanca, adherida a la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones (COESPE)



Noticias relacionadas

2 comentarios

  1. Aquí íbamos a estar los demás sino fuera por el camino que han ido abriendo nuestros mayores. ¿Cómo puede demostrar tanto desprecio por las personas que con tanto esfuerzo y sacrificio han sacado adelante a sus hij@s y por ende a este país? A este trepa vago es al que tenían que aplicar su propia medicina. Dan ganas de vomitar.

  2. Necesitamos que nos recuerden lo privilegiados que somos, tener lo necesario para tener una vejez digna y tranquila con la solidaridad de todos.
    Y que los que contestan a esos pocos que lo cuestionan tengan tambien voz
    Gracias!!!

Deja un comentario

Botón volver arriba