fbpx
Castilla y León

Los dueños de dos residencias heredaban los bienes de los ancianos

Aprovechándose del deterioro físico y cognitivo de las personas a las que cuidaban, se quedaban con sus propiedades

Agentes de la Policía Nacional, con la colaboración de funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, han detenido en Burgos a dos personas, propietarias de dos residencias de ancianos, por heredar mediante engaño los bienes de sus usuarios. El patrimonio asciende a tres millones de euros. Aprovechándose del deterioro físico y cognitivo de los ancianos a los que cuidaban, conseguían apropiarse de la totalidad de sus bienes. Además llegaron a nombrar a sus víctimas como administradores de las sociedades con las que habían conformado un complejo entramado empresarial con el fin principal de apoderarse de la herencia de sus pacientes.

 

Según confirmó hoy el comisario jefe provincial de la Policía Nacional, Jesús Nogales, en principio cuentan como 13 víctimas directas, aunque se sospecha que pueda haber alguno más, debido a que los dos detenidos gestionaban estas dos residencias desde hace diez años.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, acompañada por el subdelegado del Gobierno en Burgos, Pedro de la Fuente, el comisario jefe y la gerente de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León, María Antonia Paniego Morán, informaron hoy en Burgos acerca de esta operación, que contó con la plena colaboración de la Gerencia Territorial de Servicios Sociales de la Administración.

Los dos detenidos, que tal y como señaló esta mañana Jesús Nogales, se cree que eran pareja, llegaron a nombrar a sus víctimas como administradores de las sociedades con las que habían conformado un complejo entramado empresarial con el fin principal de apoderarse de la herencia de sus pacientes. “Cambiaban con una cierta habitualidad de liberación mercantil y de propiedad societaria, lo que dificulta la investigación”, indicó Nogales.

Desde la Policía Nacional consideran que estos cambios en la denominación y propiedad se llevaban a cabo precisamente con ese fin. «Incluso en algunos casos creemos que podemos acreditar claramente en su momento, que se ha utilizado a los ancianos para generar esos cambios, alguno ha figurado como apoderado de esas residnecias cuando no sabía de qué estaba siendo apoderado”, añadió.

En el momento de la detención los investigados tenían a su nombre 30 propiedades -viviendas, naves y diversas fincas rústicas ubicadas en la provincia de Burgos y en otras zonas de la geografía española-, adquiridas de forma fraudulenta de sus pacientes fallecidos. Las dos personas fueron arrestadas el pasado miércoles, 11 de diciembre, como presuntos autores de los delitos de estafa, apropiación indebida, falsedad documental, delito contra la integridad moral y blanqueo de capitales, sin embargo “en base al delito que se les imputa y al escaso riesgo de fuga”, matizó el comisario, se encuentran en libertad, y el juez decidió imponer la medida cautelar de presentación en el juzgado y de entrega del pasaporte.

Investigación

La delegada del Gobierno en Castilla y León explicó que esta operación comenzó a principios de año, cuando los agentes tuvieron conocimiento de que varias personas podían estar estafando mediante engaño a multitud de ancianos con un gran patrimonio personal. Según informó Nogales, se empezó a investigar este hecho debido a que recibieron una serie de “denuncias no formales”. Con las primeras pesquisas se averiguó que los arrestados se encontraban a cargo de la dirección y gestión de dos residencias de personas de edad ubicadas en la ciudad de Burgos. Poco después, los agentes descubrieron que estas personas se prevalían de su posición de superioridad para engañar y estafar a sus usuarios.

Aprovechándose de su deterioro físico y cognitivo conseguían apropiarse de la totalidad de sus bienes. Con su argucia no solamente se apoderaban de su patrimonio inmobiliario – viviendas, naves y diversas fincas rústicas y urbanas tanto en la provincia de Burgos como en otras localidades de la geografía española-, sino también de todo tipo de efectos familiares como joyas, obras de arte, mobiliario e incluso fotografías. “Hay una pauta”, explicó, “no es una donación precisamente altruista, sino que podían ser delictivas estas donaciones o herencias”.

Avanzada la investigación, los agentes comprobaron que los detenidos habían utilizado además a los ancianos como instrumentos para enmascarar sus actividades ilícitas. De esta forma llegaron a situar a sus víctimas como administradores de las sociedades con las que habían conformado un complejo entramado empresarial, dedicado en principio a la gestión de residencias de ancianos. Pero estas empresas en realidad tenían como finalidad la apropiación indebida y el blanqueo de capitales.

Por otro lado, la delegada del Gobierno quiso poner en valor el trabajo realizado por la Policía Nacional, así como por los funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria. En este punto destacó la “forma absolutamente rigurosa y eficaz” con la que se ha llevado a cabo el proceso, “para no alterar la actividad asistencias de estos dos centros”.

Al respecto, el comisario indicó que esta era una de sus premisas principales, señalando que durante el proceso se investigará si existen más casos, revisando el material intervenido, así como para descubrir cuál ha sido el proceso llevado a cabo para que esté en manos de los dos detenidos. “Si se trata de apropiación indebida, o por el contrario fue una donación de la que no tienen constancia. Además se tratará de descubrir si el material incautado corresponde a las trece víctimas directas, o a otras personas, lo que podría llevar a más víctimas».

Material incautado

Asimismo durante el proceso de investigación, se realizaron cuatro registros en las dos residencias investigadas, una nave industrial y el domicilio de los detenidos. En estas actuaciones se ha intervenido gran cantidad de material documental, dispositivos informáticos, teléfonos móviles, 6.300 euros en metálico, antigüedades y obras de arte. Igualmente han sido localizados e incautados tres vehículos, uno de ellos de alta gama con valor de venta al público superior a los 130.000 euros, y otro con las modificaciones necesarias para realizar carreras deportivas.

Además, la investigación ha permitido conocer la existencia de un piso que los detenidos habían habilitado, de forma fraudulenta, como residencia de ancianos, sin cumplir los requisitos legales establecidos para este tipo de dotación sociosanitaria.

También se han incautado de 900 billetes y participaciones de lotería por un importe casi 20.000 euros, cuyo destino final pudiera ser enmascarar actividades relacionadas con el blanqueo de capitales. La investigación continúa abierta con el fin de localizar el total del patrimonio heredado mediante engaño que pudiera encontrarse bajo titularidades distinta a las de los individuos arrestados y determinar la posible existencia de otros perjudicados diferentes a los ya identificados.

Los centros siguen abiertos

Por su parte la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León condenó hoy, a través de un comunicado, estos hechos, reiterando su compromiso de realizar un seguimiento periódico de dichas residencias privadas, con el fin de garantizar la adecuada atención y protección a las personas mayores. Ambos centros continúan a día de hoy con su funcionamiento ordinario, a expensas de lo que determine el órgano judicial.

Asimismo, señalaron que hace varios meses dieron traslado a la Fiscalía de Burgos y al Juzgado de Instrucción de diversas actuaciones sobre hechos que podrían ser constitutivos de ilícito penal, detectados en el ámbito de las labores de inspección y control que lleva a cabo de forma habitual la Junta de Castilla y León. Además, se tuvieron en cuenta las denuncias formuladas por familiares de algunos usuarios que dieron lugar a la apertura de dos expedientes sancionadores.

Esta comunicación de información con las instancias judiciales, de relevancia para la investigación, partió de la propia Consejería el pasado mes de septiembre a raíz de la detección de los hechos, poniendo de manifiesto la “eficacia” del plan de inspecciones de la Junta, tanto en entidades públicas como privadas, según señalaron.

Desde entonces, la Gerencia Territorial de Servicios Sociales ha mantenido una actitud de cooperación y coordinación permanente con la investigación y ha seguido realizando las labores de inspección y control en ambos centros residenciales de Burgos, para garantizar la atención y el bienestar de las personas mayores.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba