Castilla y LeónSucesos

La Guardia Civil auxilia a un menor que caminaba perdido por la A-1

El niño de 10 años se bajó del vehículo en una estación de servicio en Madrigalejo del Monte, Burgos

 

Los padres del menor habían continuado viaje hacia Marruecos sin percatarse de su ausencia del niño 10 años, que fue rescatado por la Guardia Civil en la A-1, Burgos

 

ICAL.  Agentes de la Guardia Civil auxilió a un menor de 10 años de edad y de nacionalidad marroquí que se había perdido al bajarse del vehículo de sus padres cuando pararon en una estación de servicio de Madrigalejo del Monte (Burgos), en la A-1, sentido Madrid. Los progenitores continuaron de viaje hacia Marruecos sin percatarse de la falta del menor.

Según informó la benemérita en un comunicado, los hechos ocurrieron el pasado miércoles sobre las seis de la mañana. Un turismo con matrícula francesa en el que viajaba una familia de origen magrebí residente en Francia y que se dirigía a Marruecos, paró en un área de servicio de Burgos.

El padre bajó del vehículo para descansar, sin percatarse que también lo hacía el hijo menor. Poco después continuó la marcha dejando al niño en el área de servicio. Al quedarse solo y desorientado, el menor se fue caminando por la autovía A-1 sentido Madrid hasta que fue recogido por el conductor de un camión, que lo acercó al área de servicio de Villalmanzo (Burgos) y dio aviso a la Guardia Civil.

Al lugar acudió una patrulla y, gracias a que uno de sus componentes hablaba francés, pudo comunicarse con el niño, que no recordaba el teléfono de ningún familiar ni la matrícula del vehículo. Se iniciaron entonces gestiones con el Centro de Coordinación Policial de Irún (CCPA), y se logró averiguar su localidad de residencia y el Colegio donde estudiaba, a través del cual se consiguió el teléfono de sus padres.

Tras contactar con los padres, que no se habían percatado de la falta del menor y ya se encontraban próximos a Madrid, se les informó de la situación para tranquilizarlos y regresaron para recoger a su hijo.

Durante el tiempo que el menor permaneció en Burgos, estuvo atendido por los guardias civiles de seguridad ciudadana, y del equipo de atención a la mujer y al menor (EMUME) de la UOPJ de la Comandancia de Burgos. El niño se mostró muy agradecido con el cariño y apoyo de los guardias civiles, hasta el punto de que les escribió una emotiva carta de agradecimiento con un dibujo.

La Guardia Civil recuerda que a través del teléfono 062 o del servicio de alertas app Alertcops se puede comunicar cualquier información o colaboración en el ámbito de la seguridad ciudadana.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba