LocalNavidad 2019

Salamanca perdió otros 1.354 habitantes

Datos revisados del padrón a fecha de 1 de enero de 2019

Salamanca sufrió una reducción del Padrón municipal del 0,4 por ciento a lo largo de 2018, con 1.354 inscritos menos, hasta dejar un total de 330.119 personas, según las cifras de la revisión de Padrón municipal publicadas hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La capital sumó 250 habitantes empadronados hasta alcanzar los 144.228.

 

Castilla y León contaba a fecha 1 de enero de 2019 con 2.399.548 habitantes, lo que supone 9.616 menos que un año antes, con una merma porcentual del 0,4 por ciento, cuando en España se ganaron 303.228, un 0,6 por ciento, hasta los 47.026.208, según las cifras del INE.

El informe, recogido por Ical, revela que la Comunidad, perdió en un año 4.962 hombres y 4.654 mujeres, hasta los 1.181.401 varones y 1.218.147 féminas. Ambos sexos sufrieron una merma porcentual de cuatro décimas.

Castilla y León fue la autonomía que más habitantes perdió en cifras absolutas, aunque en términos relativos bajaron más en Asturias (1.022.800) y Extremadura (1.067.710), donde la población descendió un 0,5 por ciento, con 5.444 y 5.153 personas menos. Asimismo, también perdió el 0,1 por ciento de su población Galicia (2.699.499), 2.244 habitantes. Por el contrario, creció más en Baleares (1.149.460), un 1,8 por ciento, con 20.552 habitantes más; y Madrid (6.663.394), un 1,3 por ciento, que sumó 85.315.

Municipios

Cabe destacar que los pueblos de menos de 101 habitantes ganaron 268 vecinos; los de entre 5.001 y 10.000 sumaron 3.967 personas; y los de entre 20.001 y 50.000, 20.645. Por el contrario, los municipios de entre 101 y 500 habitantes perdieron 1.162 vecinos; los de entre 501 y 1.000, 774; y los de entre 1.001 y 2.000, 3.145.

Asimismo, sufrieron una profunda despoblación los pueblos de entre 2.001 y 5.000 habitantes, que vieron desaparecer a 7.238 personas y, sobre todo, los de entre 10.000 y 20.000, donde la población mermó en 20.279 ciudadanos. Además, perdieron habitantes los municipios de entre 50.001 y 100.000 habitantes, 1.125 en concreto, y los de más de 100.000, con 773 menos.

En este sentido, los municipios de más de 20.000 habitantes concentraron el 52,4 por ciento de la población, con 1.258.479 personas. En concreto, los núcleos con entre 20.001 y 50.000 habitantes sumaban 201.805 personas; los de entre 50.000 y 1 y 100.000, 313.910 vecinos; y los de más de 100.000, un total de 742.764.

Los pueblos de menos de 101 habitantes concentran a 40.042 castellanos y leoneses; los de entre 101 y 500, a 256.284; y los de entre 501 y 1.000 a 146.314 personas. Asimismo, los pueblos con entre 1.001 y 2000 habitantes, suman 159.842 vecinos; los que tienen entre 2.001 y 5.000, un total de 197.185; y los de 5.001 y 10.000, a 243.736. Por último, los de entre 10.001 y 20.000 concentran a 97.666 persona.

Provincias

Los datos difundidos por el INE constatan que todas las provincias perdieron habitantes a excepción de Soria, curiosamente, la más afectada por el problema de la despoblación. En este sentido, la provincia soriana sumó 36 habitantes, hasta los 88.636.

Los territorios más afectados por la pérdida de habitantes fueron Zamora y León. La primera redujo su población un 1,2 por ciento y la segunda un 0,8 por ciento y perdieron 2.010 y 3.745 personas, respectivamente, hasta los 172.539 y 460.001. Palencia sufrió una merma poblacional, en su caso, del 0,7 por ciento, con 1.055 palentinos menos, hasta los 160.980.

Otro territorio muy afectado fue Ávila, donde desaparecieron 858 habitantes en una año, el 0,5 por ciento, para llegar al 1 de enero de 2019, con 157.640. Salamanca sufrió una reducción del Padrón municipal del 0,4 por ciento, con 1.354 inscritos menos, hasta los 330.119.

Pérdidas más moderadas sufrieron Segovia y Valladolid, con un 0,1 por ciento en cada una, que supone en el primer caso 213 habitantes menos; y en el segundo, 305, hasta un total de 153.129 y 519.546, respectivamente. Por último, Burgos perdió 112 habitantes, hasta los 356.958.

Capitales

Un análisis de las capitales de provincia refleja que las capitales abulense, salmantina y soriana ganaron habitantes y e resto vieron descender su población. En concreto, Ávila llegó a 1 de enero de 2019, con 57.744 habitantes, 87 más que en la misma fecha de 2018; Salamanca, con 144.228, y sumó 250; y Soria, con 39.398, y ganó 286.

Por el contrario, León perdió 469 habitantes, hasta los 124.303; Valladolid, 454, hasta los 298.412; y Zamora, 421, para iniciar el año con 61.406. Asimismo, Palencia redujo su Padrón en 217 individuos, para contar con 78.412 vecinos; Burgos redujo su población en 100 personas, hasta las 175.821; y Segovia vio marcharse a nueve vecinos, hasta los 51.674.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba