Opinión

Feliz Año Nuevo 2020, con el Concierto de los Iberosuquitos

 

En muchas ciudades del Mundo se celebra la llegada del 1 de enero con un concierto, que evidentemente, se llamará «de año nuevo». Todos tienen un apellido, que es la ciudad en que se ejecutan.

¿Todos? ¡No! Cuando se pregunta si se ha oído, o se ha visto, el Concierto de Año Nuevo, sin más, todos pensamos en Viena, en el que, año tras año, ofrece la Orquesta Filarmónica de Viena en la Sala Dorada, del Musikverein.

Este acontecimiento se inauguró en 1939 y, salvo en 1940, no ha faltado nunca a su cita anual. Sus directores han hecho historia: Clemens Krauss, Billy Boskovsky, Lorin Maazel, Von Karajan, Abbado, Kleiber, Mehta, Muti… Los días 30 de diciembre se hace el «Ensayo General» y los 31, el «Concierto de San Silvestre«, ambos públicos. Se estima que la audiencia potencial es de 1.000 millones de oyentes de más de 90 países.

——————

Pero vamos al capítulo personal. La verdad es que en mi etapa juvenil los valses me parecían, más bien, «empalagosos». Pero un día de 1979, al entrar en el despacho de mi gran amigo Bartolomé Casaseca, catedrático de Botánica, aquella música que oí en su magnetofón, me causó un impacto profundo.

-¿Y esto?- le pregunté. A lo que me aclaró que era una grabación de un programa semanal que se emitía por Radio Nacional de España, titulado «El mundo de los Strauss«, dirigido y presentado por Eduardo Storn. Ni que decir tiene que, enterado del día y hora en que se emitía dicho acontecimiento, lo grabé semanalmente, hasta que desapareció de la programación. Y, por supuesto, grabé también todos los sucesivos Conciertos de Año Nuevo, que guardo como un tesoro desde 1980. Y desde 1996 adquiero los CD´s. ¡Cuánto nos deleitábamos Pili y yo, oyéndolos en la paz de nuestro hogar!

——————

Bueno. Pues para celebrar este nuevo año 2020, que deseo sea venturoso para todos, mis IBEROSUQUITOS se han vestido de gala, han recogido sus colas como han podido y nos ofrecen visualmente su propio CONCIERTO DE AÑO NUEVO 2020.

Esta ha sido mi ocurrencia, que lamento no poder ofrecer musicalmente, pero es que mi talento no llega a tanto. ¡Qué se le va a hacer!

 


Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba