Cosas de la vida

La vida de lujo del hijo menos conocido de Julio Iglesias

El asombroso parecido con su hermano Enrique y el porqué de su nombre

Se llama Miguel Alejandro Iglesias, y es el hijo mayor del cantante español con la modelo holandesa Miranda Rijnsburguer.

 

Le pusieron de nombre Miguel en memoria del concejal de Ermua asesinado en 1997 por ETA, Miguel Ángel Blanco, meses antes de su nacimiento.

Por lo demás, es el más parecido a alguno de los hijos del cantante con Isabel Preysler, concretamente con Enrique Iglesias, tanto en el aspecto físico como en su pareja, una chica rusa amanta del tenis, aunque la novia de Miguel no llegó a ser profesional, según informa Vanity Fair.

Miguel Alejandro no seguirá la estela de su padre, y ha estudiado finanzas. Está a punto de acabar sus estudios, pero a sus 22 años ya tiene un buen trabajo, como asesor en una agencia inmobiliaria que compra y vende inmuebles de lujo en Miami. La agencia ONE Sotheby’s International Realty donde trabajó su suegra, la madre de su novia Danielle Obolevitch, que tiene un año menos que él y estudia Historia del Arte.

miguel alejandro iglesias y novia
La pareja.

Llevan una vida alejada de los focos, a diferencia de los hijos del cantante con Isabel Preysler, y se dejan ver en actos públicos en contadas ocasiones.

Prefieren disfrutar de su vida de lujo a su aire, aunque no tienen reparos en exponerla en sus redes sociales.

Ahí se les puede ver dando cuenta de una botella de Moet Chandon en un reservado de la discoteca Wall, practicando deportes acuáticos, esquí en Canadá, y viajes por el Caribe (donde Julio Iglesias tiene una mansión), o comiendo beluga (10.000 euros el kilo) en el restaurante italiano en Miami del cocinero Cipriani Dowtown, el padre del novio de la hija de Carlos Herrera y Mariló Montero.

También muestra algunos de sus coches de gama Premium, como un BMW cuyo precio básico es de 140.000 euros, y un todoterreno Mercedes que cuesta entre 115.000 y 180.000 según sus prestaciones y equipamiento.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba