LocalNavidad 2019

Dos de los mejores médicos de España ejercen en Salamanca

La revista ‘Forbes’ califica a Marcelo Jiménez y a Marcos González entre los 100 mejores facultativos reconocidos en el panorama de la asistencia, la investigación y la docencia en nuestro país

 

El doctor Marcelo Jiménez, jefe de Cirugía Torácica del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca y quien coordina la Unidad de Robótica desde la llegada del robot Da Vinci al centro, y el doctor Marcos González, jefe de Hematología del hospital salmantino e investigador del Centro de Investigación del Cáncer, estrenan año dentro del listado de la revista Forbes de los 100 nombres más reconocidos en materia de asistencia, investigación y docencia en España en 25 especialidades.

Beatriz Jiménez/ ICAL.  El doctor Marcelo Jiménez ya conoce la experiencia de aparecer en esta lista, ya que su nombre estuvo incluido en este ranking el pasado año. Un reconocimiento como este hace que «uno se sienta orgulloso del grupo donde trabaja», dice este facultativo porque en el fondo «es un reconocimiento para todos», y es que según remarca, «ahora la medicina no se ejerce individualmente», el que haya un reconocimiento a nivel nacional del representante de este grupo, «hace que sea extensivo a todo el equipo».

De la misma manera piensa Marcos González, quien muestra su satisfacción y añade que «es un reconocimiento de todo el servicio». En ese sentido, explica que «hay un Servicio de Hematología que cuenta con muchos años y una trayectoria de vanguardia», que intenta atraer todas las metodologías nuevas y todo lo que suponga un avance en el ámbito de los pacientes. Como parte del engranaje, está «muy orgulloso del equipo que trabaja para el desarrollo y potenciación del mismo» y así lograr «estar a la vanguardia de los servicios de Hematología de España».

Innovación y precisión

El grupo de Cirugía Torácica del Hospital de Salamanca está muy interesado en la innovación tecnológica que aporta valor a la salud de los pacientes. Por ello, el jefe de servicio habla del sistema robótico Da Vinci, que desde el punto de vista quirúrgico «es una herramienta que mejora mucho la precisión de la cirugía», lo que favorece que haya «menos complicaciones y los resultados sean mejores», apunta.

Marcelo Jiménez señala que una vez que se pudo disponer de este equipo en el Complejo Asistencial de Salamanca «se ha empezado a utilizar con muy buenos resultados», a lo que añade que «no solo en cirugía torácica, sino en el resto de grupos quirúrgicos del hospital», que se han incorporado. En este momento son cuatro especialidades las que lo utilizan -Cirugía General, Urología, Ginecología y Cirugía Torácica- y asegura que desde la puesta en marcha se han realizado más de 300 operaciones, «lo que significa un volumen de trabajo considerable del da Vinci», que funciona a diario y en todas las especialidades ha aportado muchas ventajas.

Jesús Formigo / ICAL Marcelo F. Jiménez López, jefe de servicio de cirugía torácica del hospital de Salamanca
Jesús Formigo / ICAL Marcelo F. Jiménez López, jefe de servicio de cirugía torácica del hospital de Salamanca.

En ese sentido, Jiménez pone como ejemplo «poder hacer cirugías con mucha mayor precisión y además con una menor agresión para llegar a las estructuras», por lo que la recuperación de los pacientes es mucho mejor que con los tratamientos empleados hasta ahora.

Pensado en el futuro, el jefe de Cirugía Torácica avanza que «hay muchos elementos que mejorarán desde el punto de vista quirúrgico», como son todas las tecnologías que ayudan a planificar las operaciones y señala que «la mayor parte de los servicios quirúrgicos emplearán la planificación 3D de los procedimientos», lo que ayuda a construir el mapa de las estructuras vasculares, e incluso poder disponer de este mapa durante la cirugía.

Jesús Formigo / ICAL Marcelo F. Jiménez López, jefe de servicio de cirugía torácica del hospital de Salamanca
Jesús Formigo / ICAL Marcelo F. Jiménez López, jefe de servicio de cirugía torácica del hospital de Salamanca.

En su servicio, Marcelo Jiménez dice que desde hace un año se emplea la navegación electromagnética endobronquial, y se incrementará la actividad en este sentido. Asimismo, explica que son técnicas de navegadores, similares al de los coches, pero que permiten localizar nódulos que se encuentran en zonas alejadas del pulmón, que no son visibles con los broncoscopios y por ello guían hasta allí de manera que pueden estar localizados, se pueden biopsiar o en el futuro incluso se podrán tratar mediante técnicas de ablación con microondas o radiofrecuencia. «Hay avances importantes que se irán incorporando en los próximos años», sostiene el facultativo.

Fidelidad y vanguardia

Para el jefe del Servicio de Hematología e investigador del CIC, la importancia estar en esa lista Forbes o contar con la repercusión mediática ayuda a que «la sociedad conozca de primera mano lo que supone el Servicio de Hematología» y aunque no es el primer reconocimiento recibido por su labor, «es un peldaño más que tiene un aspecto importante en cuanto a la posibilidad de la repercusión mediática y también a nivel político». En este punto, Marcos González apunta que las autoridades de Castilla y león «son conscientes» de la situación del desarrollo del Servicio de Hematología y Hemoterapia y que «es importante mantener un equipo puntero como éste, pero a veces también hay dificultades».

Reconoce que en el Servicio de Hematología hay problemas a nivel de consolidación de plazas, de dotación de recursos humanos y materiales, o de tener sensibilidad por un servicio que «va a mantener la vanguardia». Por ello, a su juicio, «sería necesario que parte de las plazas tengan un determinado perfil». Así, argumenta que «en algunas partes concretas se necesitan hematólogos con una formación específica en el área» y pone de manifiesto las terapias CART o el trasplante alogénico, entre otras enfermedades, que requieren personal especializado. Por ello, opina que a la hora de la selección del personal debe contemplarse esta opción en servicios punteros como éste, y también en toda Castilla y León.

Jesús Formigo / ICAL Marcos González, jefe de servicio de Hematología del CA Salamanca
Jesús Formigo / ICAL Marcos González, jefe de servicio de Hematología del CA Salamanca.

El doctor Marcos González indica que hay pacientes que reciben un trasplante alogénico, que es «una estrategia muy compleja», ya que desde hace diez años este servicio se encuentra entre los tres complejos asistenciales de España que realizan este tipo de trasplantes y desde este punto «se necesitan facultativos especializados». «Si solo nos fiamos en el derecho de los facultativos o de trasladarse de un hospital a otro, hay en plazas en Salamanca que podría hacerse así», pero remarca que también en el Servicio de Hematología «existen plazas y actividades que requieren personal cualificado».

En ese sentido, González insta a mejorar en estos aspectos y que las autoridades sanitarias lo contemplen, porque si no, a su juicio, «es difícil mantener la vanguardia y la actividad» pese a que se cuenta con recursos de ensayos clínicos, porque todo va unido.

Avances y mejoras

«Hay mucho trabajo detrás que no se consigue de la noche a la mañana», sostiene el jefe de Hematología del hospital de Salamanca. «Hay que intentar que se disponga de recursos humanos y materiales».  Esta área es «pionera» es muchas cosas y a nivel de investigación o asistencial es «muy reconocido», además, este año se encuentra entre los cuatro mejores servicios de España

Marcos González habla de uno de los aspectos fundamentales como es la colaboración con el resto de servicios de Hematología de todos los hospitales de Castilla y León, porque «supone una importante sistemática de trabajo que da muchos frutos». La sensación de este médico es que «Salamanca cuenta con un servicio de referencia clínico», no solo de pacientes, sino ensayos clínicos, tipajes moleculares y técnicas complejas, que no pueden estar en todos los hospitales, por lo tanto los pacientes con algún tipo de enfermedad hematológica de la región «puede contar con los mejores servicios de referencia, sin necesidad de desplazarse de una ciudad a otra», gracias al diagnóstico centralizado. Un modelo que calificó como «bastante bueno».

Jesús Formigo / ICAL Marcos González, jefe de servicio de Hematología del CA Salamanca
Jesús Formigo / ICAL Marcos González, jefe de servicio de Hematología del CA Salamanca.

A pesar de que hay algunas deficiencias, «hay cosas importantes que hay que mejorar entre todos». En ese aspecto, señala a los enfermos de trasplante alogénico de provincias lejanas a Salamanca, que tienen que viajar hasta la ciudad tres o cuatro veces por semana, ya que esta fase se podría hacer por telemedicina o también los trasplantes ambulatorios. «Si todos apuntamos en la misma dirección, se puede conseguir».

Respecto a las terapias CART, el doctor González recuerda que el Complejo Asistencial salmantino es uno de los ocho hospitales de España que tienen capacidad para administrar este tipo de terapias. Se administra CART no solo comercial, sino académico y también dentro de ensayos clínicos y la experiencia como apunta, «es muy positiva». De este modo se cubre la asistencia sanitaria de pacientes que por otro lado no tenían posibilidad de tratamiento, y aunque «es una terapia cara, es muy innovadora y curativa».

Tal y como está establecido, manifiesta que «hay una fecha clave» en estos procesos, como son los 18 meses en los que el paciente es reevaluado y se valora el resultado. «La mayoría de los pacientes se curan por completo», además, afirma que «ninguno de los pacientes tratados con esta terapia ha ido a la UVI», aunque es terapia compleja, pero «es una experiencia muy positiva» dado que los equipos médicos «están trabajando muy bien, pendientes del paciente en todo momento, con tratamientos preventivos y precoces».


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba