Sucesos

Mata de hambre y sed a su hija por irse de fiesta

La niña, que había sido encerrada en casa, murió tras ingerir detergente cuando se le acabó la poca comida que había

Maria Plenkina, una joven de 21 años, se enfrenta a un apena de entre 8 y 20 años de prisión por el asesinato de su hija de 3 años Kristina, a la que dejó sola durante una semana en su casa, sin comida ni bebida, para ir de fiesta. La pequeña ingirió detergente cuando se le acabó la poca comida que tenía a su alcance.

 

Los hechos ocurrieron en la semana del 13 al 20 de febrero de 2019 en Kirov, una ciudad del oeste de Rusia, según informa el Daily Mail, que da cuenta del juicio que acaba de comenzar contra ella, en el transcurso del cual la acusada reconoció los hechos.

Relató que decidió irse de fiesta una semana tras romper con su novio y dejó encerrada a su pequeña hija, sin agua corriente ni avisando a otra persona para que se hiciera cargo de ella. Solo le dejó un yogur, pollo y salchichas que se acabaron pronto y fue cuando la pequeña cogió el bote del detergente cuya ingesta le ocasionó la muerte.

La abuela, Irina Plenkina, se encontró a Kristina cuando fue a visitarla por su tercer cumpleaños. Llamó a la ambulancia y a la policía pero ya fue tarde

Maria declaró en el juicio que no tenía la intención de matar a su hija, y que solo «calculé mal las cantidades de comida que le dejé», algo que no se cree la Policía, sobre todo porque cortó el agua de la casa.


Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba