Más noticias

Descubren el origen de la metástasis del cáncer

Es la causa del 90% de las muertes por esta dolencia

Las células iniciadoras de metástasis emplean un truco: aprovechan las capacidades naturales de curación de heridas del cuerpo para propagarse.

 

Las células segregan una molécula llamada L1CAM que favorece la adhesión entre células y permite sellar las heridas. Las células que inician las metástasis hackean un mecanismo de reparación natural del cuerpo humano y lo utilizan para extender el cáncer a otros órganos.

Los investigadores sospechan que el programa de reparación de heridas equipa ambos tipos de células para sobrevivir a este estado sin ancla. En el primer caso, permite que las células se muevan hacia la brecha y produzcan nuevos tejidos; en el segundo, permite que las células metastásicas se separen y colonicen nuevos destinos.

Joan Massagué.

Para propagarse, deben separarse con éxito de sus vecinas, atravesar las capas de tejido que las separan de la circulación, llegar a una nueva ubicación en el cuerpo a través de la sangre o el líquido linfático, salir de estos vasos, luego echar raíces y comenzar a crecer en la nueva ubicación.

En cada paso de este proceso, la mayoría de las células cancerosas sueltas mueren. Menos del 1% de todas las células cancerosas que se desprenden de un tumor finalmente formarán metástasis.

«Ahora entendemos la metástasis como la regeneración del tejido equivocado, el tumor, en el lugar equivocado, es decir, en órganos vitales distantes», explica Joan Massagué.

Estudios previos del laboratorio de Massagué demuestran que una molécula llamada L1CAM es necesaria para que numerosos tipos de células cancerosas puedan metastatizar con éxito en los órganos.

Los tejidos sanos normales no suelen fabricar L1CAM, pero los cánceres avanzados sí lo hacen. Pero exactamente lo que desencadena la expresión de L1CAM ha sido hasta ahora un misterio.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba