Local

Los ingredientes de la lista de espera en la sanidad de Salamanca

Quirófanos cerrados, contratos precarios para médicos de calidad que se van, falta de personal, coordinación y de voluntad para atajar el problema hacen que el desbarajuste sea mayor de lo que reconoce la Junta

La lista de espera para operarse en Salamanca es aún peor que la que reconoce la propia Junta porque hay muchos pacientes más que están ocultos y no aparecen en las cifras oficiales dadas por el Sacyl, según denunció este viernes el PSOE salmantino, que exigió al ejecutivo regional que dé prioridad «absoluta» a Salamanca para remediar una lista de espera que «se ha disparado hasta límites insostenibles», según dijo María García, responsable del área de sanidad de los socialistas salmantinos.

 

El PSOE provincial realiza esta petición utilizando los mismos argumentos que el gerente regional del Sacyl utilizó para justificar que Salamanca tenga las mayores y más altas listas de espera de la Comunidad diciendo que la razón estaba en que poseía servicios regionales de referencia, “si esto es así, que lo es”, ha dicho Fernando Pablos, “Salamanca tiene que ser prioritaria a la hora de resolver el problema de las listas de espera dotándola de más profesionales sanitarios” . Ha recordado que esta provincia  “ha perdido más de 250 de ellos en la última década a pesar de que la población cada vez está más envejecida y la falta de recursos no ayuda a mejorar la situación de las listas de espera”.

El líder de los socialistas salmantinos ha añadido que en Salamanca es necesario optimizar los recursos, “no puede ser que haya quirófanos cerrados”, a lo que ha añadido “si faltan profesionales lo que tienen que hacer es ofertar condiciones laborales dignas y podrán comprobar como les faltaran menos y dejarán de tener que irse a otras provincias de la Comunidad o fuera de ella”.

Pablos ha calificado como «incomprensible» que las condiciones del personal sanitario en Salamanca sean peores que en otras provincias de Castilla y León. Tampoco ha considerado admisible “perder a los mejores profesionales, que además se han formado aquí, porque en otros sitios les plantean mejores opciones”.

Ante esta situación, ha continuado, sorprende la bronca que tienen Ciudadanos y PP, socios de gobierno en la Junta, con esta cuestión, “los políticos que gestionan la sanidad están para resolver problemas y no para complicarlos echándose la culpa unos a otros, algo que produce bochorno viendo como está la situación de la sanidad en nuestra tierra”.

Unas y otros, ha concluido el procurador salmantino, no deben olvidar que “detrás de cada número hay una situación personal y la Junta está para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.  Cada cifra en las listas de espera y cada día de retraso significa deteriorar las condiciones de vida de una persona y de sus familias, algo que de ninguna manera es asumible”.

«Ya le llamaremos»

En esta misma línea se ha mostrado María García, responsable de sanidad en la dirección de los socialistas salmantinos, quien ha manifestado que si los datos en relación a las listas de espera en esta provincia son graves, “la realidad es todavía mucho peor ya que se tiene constancia de que hay muchos más pacientes que están y no aparecen en las listas de espera. Hay servicios y departamentos en el Complejo Hospitalario de Salamanca que no notifican los pacientes que tienen con demora y donde “la frase que más escuchan y con más frecuencia estas persona es que ‘ya le llamaremos porque tenemos las agendas cerradas‘”.

María García ha denunciado que no hay estabilidad en los contratos que se están haciendo al personal sanitario, y su constante rotación, está perjudicando la calidad asistencial a pesar del esfuerzo que están haciendo todos ellos. Se siguen haciendo contratos solo para hacer guardias en servicios como Urgencias, UVI, Pediatría o Medicina Interna, “contratos sin los derechos a vacaciones, pagas extraordinarias o a bajas laborales”. En el servicio de Urgencias, ha puesto como ejemplo, hay médicos que llevan con este tipo de contratos más de siete y ocho años, lo que ha provocando que buenos profesionales se hayan  ido por ejemplo a Ávila o Zamora donde les han ofrecido mejores condiciones por lo que se ha preguntado “¿Cómo es posible que entre provincias de la misma Comunidad haya condiciones laborales distintas?», se preguntó.

Decir también, como se ha hecho la Junta, que faltan quirófanos en Salamanca, cuando en realidad están cerrados por las tardes es “una falacia y demuestra tener muy poca vergüenza, y si no se abren es porque no se quieren contratar a más profesionales y porque se les acabaría el negocio a muchos amigos del PP que tienen clínicas privadas” a lo que ha añadido que “se sigue alimentado la sanidad privada en detrimento de la pública. El Sacyl acaba de adjudicar 350 intervenciones quirúrgicas a centros privados por un valor de más de 270.000 euros”, externalizaciones que se repiten varias veces a lo largo de cada año “cuando la mayoría de esos pacientes no quieren ir a clínicas privadas, porque no se sienten seguros”.

Fidel Francés, Secretario provincial de Área para la mejora del Estado del Bienestar, ha denunciado a su vez que no existe voluntad política, ni capacidad, tanto en el PP como en Ciudadanos para solucionar la situación de la sanidad pública en Castilla y León. “Mañueco es el peligro público número uno para el Estado del Bienestar” ha afirmado. La promesa que hizo de reducir a 30 días como máximo la espera para ser intervenido quirúrgicamente “es un auténtico fraude” y le ha pedido “que asuma responsabilidades, y pida perdón a los ciudadanos ante su fracaso”



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba